Cualedro apuesta por los pastizales para recuperar tierras en desuso

Los trabajos de adecuación de terrenos comenzaron en zonas de concentración parcelaria de Cualedro-Carzoá-Vilela y de Xironda-Pedrosa. La idea es dar valor a esos terrenos promoviendo la actividad agroganadera.


redacción

Recuperar terrenos en desuso y ponerlos en valor para dar un rendimiento económico a la tierra abandonada y, de ese forma, fijar población en el rural. Ese es el objetivo de los trabajos de movilización de tierras que, a demanda de los propietarios, está impulsando la Xunta en el concello ourensano de Cualedro, uno de los municipios donde la incidencia del fuego es recurrente.  Actualmente, según informa Medio Rural, están ya contratadas trabajos de recuperación en las zonas de concentración parcelaria de Cualedro-Carzoá-Vilela y de Xironda-Pedrosa, por un importe de unos 200.000 euros.

La totalidad de terreno que se pretende recuperar es de unas 250 hectáreas, como pudieron comprobar los directores xerais da la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader), Miguel Pérez Dubois; y de Gandaría, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, José Balseiros, durante una ruta por la zona para supervisar los trabajos que se están realizando. 

En principio lo que se está haciendo es rozar las parcelas llenas de xesta y tojo para después poder adecuar los terrenos con el objetivo final de adecuarlos para la actividad agrícola y ganadera. De hecho, la idea es dedicarlos, mayoritariamente, a pastizal. Como labores complementarias, explican desde Medio Rural, se está trabajando para que los propietarios que quieran incorporen sus terrenos al Banco de Terras, además de articular contratos de arrendamiento para que cualquier interesado pueda hacer uso de ellas poniéndolas a producir. 

Una de las actividades por las que se está apostando en zonas del interior de Ourense, incluso en la zona de Cualedro, es la ganadería extensiva con razas autóctonas como la vaca caldelá. 

La tierra muerta recobra la vida

Mario Beramendi

Propietarios del interior de Galicia comienzan a ceder o alquilar sus parcelas abandonadas para producir cereales o recuperar pastos y bosques de castañas

Xosé Vázquez Luaces tiene 50 años y trabaja como agente forestal. Como miles de gallegos, es propietario de tierra agraria que está abandonada. Sus parcelas se encuentran en la zona del valle de Lemos, en Bóveda (Lugo). Acaba de ceder cuatro fincas dentro de un proyecto en la comarca, en el que se movilizarán unas 160 hectáreas para alquiler. Son parcelas dispersas, en desuso, algunas de las cuales se encuentran en espacios de concentración parcelaria. Una de las personas que se beneficiará es Pablo Rodríguez, ganadero de 21 años, que tiene unas 50 vacas en ordeño, y que necesita más tierras de cultivo para reducir los costes que destina a la alimentación de su ganado.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Cualedro apuesta por los pastizales para recuperar tierras en desuso