Una explotación de Guitiriz apuesta por envasar y distribuir la producción de sus vacas

Tras pasteurizarla y envasarla, hacen el reparto por Teixeiro, Guitiriz, Vilalba, Lugo, Xermade y distintos puntos de la comarca de A Mariña


GUITIRIZ / LA VOZ

La leche consumida a poca distancia del lugar de producción no es solo un recuerdo para las personas de cierta edad ni un privilegio de mercados exclusivos. Una explotación del municipio de Guitiriz, Casa Arxá, inició hace unos tres años el proceso de envasado y de distribución de la leche de sus vacas; y el resultado es el funcionamiento de dos líneas de reparto que colocan la mercancía en Lugo, en la Terra Chá y en A Mariña.

El comienzo tuvo más que ver con la presencia de circunstancias propicias que con la aparición de una súbita idea. José Díaz Ansede, responsable de la explotación, explica que llevaba tiempo con esa aspiración, y la compra de la maquinaria de una explotación de Ortegal que se dedicaba al envasado de leche fresca fue la forma de conseguirla.

El sistema encierra pocos secretos. Las vacas se ordeñan dos veces al día, por la mañana y por la noche, y las dos leches se mezclan luego. Así, afirma el ganadero, se iguala la calidad y se garantiza un sabor homogéneo. La leche sale de la sala de ordeño al tanque de frío. Luego pasa a la máquina pasteurizadora, en donde sube a 71 grados y baja a dos; después acaba en la envasadora, en donde se mete en envases de plástico.

La producción se envasa al día siguiente, y luego sale la furgoneta, que alterna las dos rutas de distribución del producto: un día empieza en Teixeiro (A Coruña), sigue por Guitiriz y por Vilalba y acaba en Lugo; otro se mete por Xermade y continúa hacia Viveiro y otras localidades mariñanas. La explotación tiene alrededor de 40 vacas; la producción se sitúa entre los 300 y los 400 litros diarios y se comercializa en envases de uno y de dos litros. 

El régimen de la explotación, comenta el ganadero, es similar al de una ganadería con sello ecológico, puesto que las vacas se mueven con libertad del establo a las fincas, lo que reduce el estrés y actúa de modo eficaz contra algunas enfermedades. Por otro lado, la alimentación se centra en el pasto, con poco consumo de silo. El resultado, agrega José Díaz Ansede, es una leche rica en omega 3 y con pocas grasas saturadas. «O produto sae natural ao 100 %», afirma.

De todos modos, el responsable de la granja admite que es un modelo válido para explotaciones con un pequeño tamaño y no para las grandes, ya que, sostiene, en estas el manejo del ganado entre el establo y las parcelas entraña más dificultad. También reconoce dificultades, ya que el contacto con clientes y la preocupación por la distribución son situaciones habituales. No obstante, la satisfacción predomina, pues incluso proyecta ampliar el negocio a la producción de yogur y de queso fresco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Una explotación de Guitiriz apuesta por envasar y distribuir la producción de sus vacas