Patrocinado porPatrocinado por

El sector forestal urge a las Administraciones que fomenten iniciativas para cerrar el ciclo industrial en Galicia

somos Agro REDACCIÓN

FORESTAL

CONCHI PAZ

Cuatro asociaciones del ramo recuerdan que transformar la materia prima en la comunidad es fundamental para ser competitivos

14 feb 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Los bosques gallegos ocupan el 7,8% de la superficie forestal española. Y de ellos sale más de la mitad de la madera que se corta cada año en España. Esa materia prima supone una facturación anual de más de 350 millones de euros que se reparten entre los dueños del monte, en su mayor parte propietarios particulares. Para transformala hay además en la comunidad una diversa industria que abarca campos que van desde la silvicultura o la explotación forestal a la industria de primera transformación dedicada al aserrado, la chapa, el tablero o la pasta de papel, y la industria de segunda transformación que está formada por industrias de carpintería, moviliario, contract, papel y derivados o de aprovechamiento energético. De hecho, según los datos correspondientes al 2018, la industria forestal-madera aportó el 1,9% del PIB de Galicia, por encima del 1,4% del PIB que supone en la UE o del 0,9% que representa en el conjunto de España. 

Con esos datos sobre la mesa, el Clúster da Madeira e do Deseño de Galicia, la Asociación Provincial de Empresarios da Primera Transformación da Madeira de Lugo, la Federación Empresarial de Aserradoiros e Rematantes de Madeiras de Galicia y del Clúster da Biomasa hicieron una declaración sectorial en la que piden a las distintas administraciones que apoyen el cierre del ciclo en Galicia. De ahí que piden a las administraciones que respalden de «xeito decidido calquera iniciativa industrial que se proxecte en Galicia encamiñada ao peche dos ciclos industriais ligados á madeira, a que executen as infraestruturas precisas e a garantir os mecanismos de apoio necesarios para que estes proxectos».

Porque entienden, como ponen en su declaración, que para «ser competitivos e para producir produtos de alto valor engadido hai que dispor dun recurso endóxeno sólido e continuado, pero tamén hai que asegurar a transformación e o peche de ciclos dentro do propio territorio. O reforzo e consolidación das segundas e terceiras transformacións dos produtos de madeira ou baseados en madeira en Galicia deben ser obxectivo de todas as administracións públicas». El documento lo formalizaron durante una jornada sobre el cierre de los ciclos industriales en el sector forestal de Galicia, organizada por la Xunta a a través de la Axencia Galega da Industria Forestal (XERA).

Durante la clausura de la jornada, la conselleira de Economía, María Jesús Lorenzana, dijo que la Administración autonómica «está a traballar, entre outras cousas, na celeridade e na desburocratización, así como no acceso ao solo,  sen deixar de lado as garantías ambientais» porque, como añadió, «cremos nun desenvolvemento industrial e da industrial forestal absolutamente compatible co medio ambiente». Además, recordó que iniciativas como las que están impulsando «Altri e Ence son proxectos industriais estratéxicos, que suporán e teñen polo tanto a tramitación máis rápida que pode ter un proxecto en Galicia». Además, reclamó «a colaboración entre todas as administracións, apostando por un sistema de cogobernanza xunto cos ministerios para que os fondos cheguen canto antes ás empresas». 

A su vez, el titular de Medio Rural, José González, señaló que resulta importante dar el peso que merecen a las segundas y terceras transformaciones en Galicia, pensando sobre todo en que la demanda de madera se va a cuatriplicar. POr eso recalcó el papel protagonista que van a tener «os novos bio-produtos, tales como a fibra vexetal, a madeira en construción ou o packaging». Al mismo tiempo trasladó que «tanto a estes novos produtos como ás propias industrias se lles esixirá, aínda máis, fluxos secundarios dos produtos actuais (lignina, labra, estela, serradura) e, deste xeito, non aumentar a demanda de madeira en rolo».

Desde estas asociaciones que componen la industria forestal-madera gallega recuerdan que los bioproductos basados en la transformación de la madera, por su capacidad de sustitución de otros productos basados en materias primas como el petróleo, el acero o el cemento, protagonizan la «consecución de obxectivos tan importantes como os enmarcados no Pacto Verde da UE».