Patrocinado por

Medio Rural avanza la puesta en marcha el año que viene del esperado Plan Estratéxico da Industria Forestal-Madeira

Somos Agro REDACCIÓN

FORESTAL

cedida

El conselleiro José González avanzó en las instalaciones de Cándido Hermida, en Narón, que la idea es alinear el Plan Forestal de Galicia con las necesidades de la industria

07 dic 2022 . Actualizado a las 13:30 h.

La industria forestal gallega mira al monte, pero también el monte ha de mirar a la industria para surtirla de la materia prima que necesita para cubrir la creciente demanda de madera en un contexto en el que prima la búsqueda de materiales más sostenibles con el medio ambiente. Intentar que la generación de recurso camine a la par de lo que pide la industria es el objetivo del Plan Estratéxico da Industria Forestal-Madeira que, según anunció este miércoles el conselleiro do Medio Rural, José González, se pondrá en marcha el año que viene en colaboración con el sector. El anuncio lo realizó durante su visita a la factoría que Cándido Hermida, grupo empresarial dedicado a la creación de espacios e instalaciones e histórico proveedor en el segmento de la madera de Inditex, tiene en el polígono de Río do Pozo, en Narón.

Acompañado por el director de la Axencia Galega da Industria Forestal (XERA), Jacobo Aboal, avanzó el papel que jugará ese plan estratégico en la potenciación de uno de los grandes tesoros que tiene Galicia: «O seu monte». Porque, como dijo, «a industria forestal-madeira é clave na posta en valor do monte galego e tamén para afrontar retos como o cambio climático ou o impulso a unha economía neutra en carbono». Y para mostrar la importancia del sector dio datos como que en el 2021 el sector facturó más de 2.500 millones de euros, «a cifra máis elevada dende que hai rexistros»; que el nivel de cortas en Galicia ronda los 10 millones de metros cúbicos al año o que la cadena monte-industria supone el 12% del empleo industrial en la comunidad al generar unos 24.500 empleos directos.

El Plan Estratéxico, una hoja de ruta demandada desde hace tiempo por el sector, es una pata más en la que se apoya la optimización de ese recurso del que habló el conselleiro, junto con el Inventario Forestal Continuo recogido en el Plan Forestal o los 18 millones de euros en ayudas que se destinarán en dos años a crear, como añadió, «superficies forestais, fomentar accións silvícolas, financiar primas de mantemento e propiciar a elaboración de instrumentos de ordenación ou xestión forestal».

La industria forestal-madera es fundamental para avanzar hacia la sostenibilidad y neutralidad carbónica que demanda Bruselas. Por ello destacó la convocatoria de dos líneas de ayudas promovidas por XERA. Son la que fomenta la digitalizacón e innovación de las pequeñas y medianas industrias u organizaciones del sector y la que impulsa la madera como elemento estructural en la construcción. «Ambas liñas de axudas _añadió González_ enmárcanse na Axenda de impulso da industria forestal-madeira e suporán, en conxunto, un esforzo investidor que supera os cinco millóns de euros, a executar neste ano e no vindeiro».

Con este tipo de incentivos, dijo también, lo que se pretende es «contribuír á loita contra o cambio climático, mediante o fomento de materiais renovables de baixa pegada en carbono, ademáis de fomentar a prevención e xestión forestal sustentable e activa do territorio galego, afondar en políticas de eficiencia enerxética e achegar confort, saúde e benestar a aquelas persoas que vaian habitar edificacións construidas en madeira».

No solo eso. Lo que pretende la Xunta, explicó también el conselleiro, es convertirse en una entidad tractora que anime a usar la madera en la construcción privada. De ahí el apoyo a empresas como Cándido Hermida, a la que definió como un «gran expoñente a nivel mundial» de este sector productivo.