Patrocinado por

Seis viveros venderán la primera planta de pino del país mejorada genéticamente

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

FORESTAL

cedida

Arume y la consellería presentaron la estrategia que se va a aplicar ahora al «Pino radiata» para dar respuesta a las necesidades de los propietarios forestales

29 nov 2022 . Actualizado a las 10:03 h.

Hace ya un tiempo, Arume y la Consellería do Medio Rural, con la colaboración del Centro de Investigación Forestal de Lourizán (CIF), pusieron en marcha un programa que buscaba poner a disposición de los propietarios forestales planta de pino mejorada genéticamente, con el fin de asegurar la calidad de las plantaciones que se realizan en la comunidad. Hoy, esa meta está un poco más cerca. Porque ya hay seis viveros que están trabajando actualmente en un programa de multiplicación vegetativa de los pinos del país (Pinus pinaster) con mejora genética y con altas resistencias a la plaga del nemátodo del pino. Arume también anunció que ahora se pondrá en marcha una estrategia similar con el Pino radiata para dar respuesta a las necesidades de los propietarios forestales.  

La escasez de planta de calidad fue lo que llevó a Arume y a la Axencia Galega da Calidade Alimentaria (Agacal) a poner en marcha esta estrategia. Querían que los viveros gallegos ofreciesen al sector planta de pino del país que estuviera mejorada genéticamente y con altas resistencias a plagas como el nematodo, que está afectando al sur de la comunidad. El plan de mejora está demostrando ahora, según aseguran en la fundación, una mayor rapidez en la producción de esta planta, de forma que su lanzamiento comercial en los viveros gallegos se producirá en breve. Hay seis de estos establecimientos trabajando en el programa de multiplicación vegetativa por estaquillado  . 

La idea es que primero se pongan a la venta partidas limitadas, pero con la intención de que el acceso a esta planta mejorada sea generalizado en poco tiempo. Los viveros adscritos a este programa ya han advertido de que el precio de estas planta será superior al de la planta de pino convencional. Pero el director xeral de Planificación e Ordenación Forestal de la Consellería do Medio Rural, José Luis Chan, anunció ayer que se está estudiando apoyar de forma específica a las plantaciones forestales que se hagan con esta planta, subvencionado de esta forma una parte del total del coste. 

Toda esta información fue presentada en una jornada en la que también participaron el propio Chan y el director de la Axencia Galega da Calidade Alimentaria, José Luis Cabarcos. El primero de ellos destacó las líneas de trabajo que se han desarrollado gracias a la colaboración público-privada en material forestal, entre ellas la revisión del plan forestal o el convenio de colaboración firmado con Arume para el impulso de la gestión forestal activa, cuyos resultados fueron presentados ayer.

Cabarcos, por su parte, habló sobre la innovación que la Xunta aporta el sector, impulsando acciones de transferencia de conocimientos e información que persiguen, entre otros objetivos, la mejora de la competitividad de las explotaciones y facilitar la entrada en el sector agrario de agricultores adecuadamente formados.  

La estrategia llega ahora al «Pinus radiata»

En paralelo a la mejora genética del pino del país, que continuará en los próximos años, Arume presentó ayer la de mejora genética del Pinus radiata. Explica esta entidad que se trata de una especie que tiene en Galicia una importancia similar a la del pino del país, pues el volumen de cortas es similar. Entre los dos representan, aproximadamente, el 40 % del volumen de madera cortada cada año en Galicia, un porcentaje que se divide a partes casi iguales entre las dos variedades. El radiata, además, tiene gran importancia en la provincia de Lugo y, en menor medida, en las de Coruña y Pontevedra. 

Esta variedad es muy apreciada por los propietarios forestales, porque en general tiene menores turnos de corta, pero presenta claras necesidades de mejora genética, tanto para acelerar esos turnos de corta como para ganar resistencia a las enfermedades. Para dar respuesta a esas necesidades, el sector forestal gallego emprenderá un programa de mejora genética que partirá del trabajo de selección realizado en las dos últimas décadas por el Centro de Investigación Forestal (CIF) de Lourizán. 

La labor de los investigadores pontevedreses ha permitido que actualmente existan ya ocho parcelas en campo con material seleccionado de cerca de 180 árboles superiores. Este será analizado ahora para comprobar su origen y diversidad genética. También será seleccionado para instalar cinco nuevos ensayos en distintas zonas de Galicia, con prioridad para la provincia de Lugo. La intención del CIF de Lourizán es la de incluir en esos ensayos material genético de otros programas mundiales, como el chileno o el neozelandés, para comparar el resultado del programa de mejora genética gallego con el de otras zonas. Queda también abierta la posibilidad de incluir en las parcelas de ensayo semillas de otros árboles sobresalientes de propietarios privados que se detecten en Galicia.

Como parte de este programa de mejora, ya se instaló un huerto semillero en Sigüeiro. El plan de Arume prevé también desarrollar un programa de multiplicación vegetativa, similar al puesto en marcha con el pino del país, para poder acelerar el suministro de planta mejorada a los propietarios. De entre los 180 árboles superiores que tiene identificadas Lourizán, ya se hizo un primer ensayo con 55 de ellos, lográndose identificar siete familias que presentan por lo menos un 50 % más de resistencia al nemátodo del pino. Esas siete familias son primeras candidatas a una catalogación específica por ser una de las bases de la estrategia gallega de mejora genética del radiata.

Está también sobre la mesa la opción de trabajar a nivel genético en la obtención de pinos resistentes al hongo de las bandas, pero esta es una posibilidad que tendrá que ser valorada en los próximos años, sobre todo si se detectan árboles que presentan en monte una aparente resistencia en pinares afectados por esta plaga. 

El sector forestal acelera la introducción de planta de pino mejorada en el mercado

M.C.

Acortar ciclos de corta o lograr ejemplares capaces de sortear plagas como la del nematodo. Esos son los grandes retos de un sector forestal que en Galicia, novena potencia forestal europea y líder a nivel nacional al concentrar la mitad de las cortas de madera de España, quiere aprovechar el tirón en los mercados de especies como el pino. No hay duda de que para sortearlos la mejora genética es uno de los grandes aliados de los propietarios. De hecho, los viveros gallegos tienen ya a su disposición planta con mejora genética procedentes de huertos o semilleros de material superior catalogados por la Xunta. El problema es que la oferta de planta con mejora genética resulta insuficiente para abastecer el mercado.

Seguir leyendo