Patrocinado por

La futura Lei de Montes Veciñais abre la puerta a reformar la figura del comunero

María Cedrón REDACCIÓN

FORESTAL

Vacas pastan en el monte comunal de Lucenza, en una imagen de archivo.
Vacas pastan en el monte comunal de Lucenza, en una imagen de archivo. Santi M. Amil

La despoblación rural reduce el número de personas con derechos en el monte

09 may 2022 . Actualizado a las 08:38 h.

El pasado 7 de abril la Consellería de Medio Rural abrió un período de consulta pública para poder presentar sugerencias a la futura Lei de Montes Veciñais en Man Común, un documento del que aún no consta borrador, que actualizará la norma vigente en la actualidad y que data de 1989. El plazo está abierto hasta mañana, 9 de mayo, y ya hay colectivos como la Asociación Sectorial Forestal de Galicia (Asefoga) que tienen claras qué sugerencias aportar. Una de las cuestiones que creen que sería necesario revisar, como explica su secretario xeral, Jacobo Feijoo, es la condición de comunero, algo que urge en un contexto en el que la despoblación del rural es cada vez más acusada. Y todo el que abandona la aldea o parroquia a la que pertenece un monte pierde derechos de comunero sobre él, lo que reduce notablemente su número.

Según los datos que recoge el Anuario de Estadística Forestal del 2019, en Galicia un total de 3.326 montes estaban calificados como monte veciñal en man común, con una superficie total de 663.488,96 hectáreas, de las que un 41,81 % estaban en la provincia de Ourense, la más despoblada de Galicia.

La condición de comunero es por tanto, uno de los asuntos que probablemente se discutan a la hora de elaborar el texto definitivo de una norma que, como dicen desde Medio Rural, está ahora abierta «para que todos os interesados poidan emitir as opinións, valoracións ou achegas que consideren oportunas, con carácter previo á elaboración do proxecto ou anteproxecto de lei».