Patrocinado por

Los aserraderos gallegos se ponen al día en la gestión de los biocidas

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

FORESTAL

Marcos Creo

Fearmaga imparte talleres para que los operarios renueve sus acreditaciones para utilizar de forma segura estos productos químicos

05 may 2022 . Actualizado a las 09:48 h.

Hace ya más de diez años que entró en vigor el Real Decreto que cambió todo el sistema de gestión de los productos fitosanitarios, entre ellos, los biocidas TP8, que son los que utilizan los aserraderos gallegos para tratar la madera. Esa normativa preveía que todo el personal que trabajara con esas sustancias tenía que superar unos cursos de formación que, además, debían renovarse cada cinco años. Hace ya un lustro que la Federación Empresarial de Aserraderos y Rematantes de Madera de Galicia (Fearmaga) impartió los primeros cursos para permitir a los operarios gallegos disponer de su acreditación. Formación que ahora vuelve a ofrecer para que esos mismos trabajadores puedan renovar sus carnés.

Cuenta Ana Oróns, secretaria general de Fearmaga, que el uso de estos productos químicos es bastante común en los aserraderos gallegos, que desde el 2016 están obligados a disponer de personal cualificado para su aplicación. «Os biocidas son algo moi frecuente nos serradoiros, son unha protección que evita que a madeira se deteriore e se vexa afectada polos fungos», añade. Son conservantes, fungicidas o insecticidas que pueden aplicarse de dos formas, sumergiendo las tablas en unas piscinas llenas de esos productos o mediante autoclave. El primer sistema ralentiza y neutraliza la acción de los hongos, lo que evita que la madera se deteriore. El segundo es más complejo y permite vaciar las células de la madera y puede incluso llegar a modificar sus características propias o lograr una esterilización absoluta.

Según explica Oróns, cada aserradero que utilice estos productos debe tener, como mínimo, un responsable técnico, además de que todos los operarios que los utilizan deben contar con un carné de aplicador. Buena parte de este personal recibió su formación en el 2016 y, como la ley obliga a renovarla cada cinco años, debería haber superado los nuevos cursos en el 2021. Pero debido a la pandemia se estableció una moratoria, que vence este año. De ahí que Fearmaga haya decidido poner en marcha nuevos cursos. El primero de ellos se impartió esta misma semana, de forma telemática y en él están participando 16 trabajadores de 14 aserraderos diferentes.