Patrocinado por

Lo que los barcos de batea pueden hacer por el monte gallego

Somos Agro REDACCIÓN / LA VOZ

FORESTAL

Fearmaga presenta un nuevo audiovisual en el que apuesta por las embarcaciones construidas en madera

08 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace unas semanas, la Federación Empresarial de Aserradores y Rematantes de Madera (Fearmaga) presentó varios audiovisuales con los que pretendía difundir las diferentes etapas de la construcción de un barco de madera, desde el monte hasta el mar. La entidad ha dado ahora a conocer el último de estos trabajos, que cuenta con la colaboración de la Asociación Gallega de la Carpintería de Ribeira (Agacari). Su presidente, Ramón Collazo, defiende que la construcción naval en madera «debería ser un proxecto de país». 

«O incentivo á construcción destes barcos favorece unha silvicutlrua sustentable nos montes galegos, ao tempo que impulsa dous sectores estratéxicos para Galicia, como son a industria forestal e a industria do mar», asegura Collazo. En el vídeo, Fearmaga y Collazo explican las ventajas de construcción de embarcaciones en madera así como el conocimiento que atesoran los carpinteros de ribera en el diseño y la construcción de estas embarcaciones. Collazo asegura que los barcos bateeiros «son a última aportación de tipoloxías de embarcacións que realizaron os carpinteiros de Riberia ao riquísimo patromonio marítimo flotante de Galicia», cuenta. Además, «son barcos cunha pegada de carbono moi preto de cero e non presentan problemas para o desprazamento, xa que o 100 % son pezas reciclables», destaca. 

En un barco bateeiro de madera, el 70 % de las piezas proceden de los montes gallegos y solo el 30 % son de importación. Las cuadernas, conocidas como costillas, se fabrican en madera de roble, mientras que en el interior de la estructura se utiliza el eucalipto para varios refuerzos longitudinales, para una viga central y para las piezas que se encargan de reforzar la estructura en forma de costilla de la embarcación. La estructura externa va forrada también en madera, desde el  varadero hacia abajo, la embarcación va recubierta de pino del país «porque se comporta moi ben coa salinidade de auga e resiste o paso do tempo», añade Collazo. Por último, donde se intercambia el agua dulce con la salada se emplean «maderas de importación coma a London», concluye.