Patrocinado por

Examinando el potencial resinero de Galicia

Maruxa Alfonso Laya
maruxa alfonso REDACCIÓN

FORESTAL

ADRIÁN BAÚLDE

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la empresa Foresín colaboran en un proyecto para buscar fórmulas más rentables de extraer este material de los árboles

09 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La extracción de resina se está convirtiendo en una nueva forma de explotar el monte. De hecho, en los últimos cinco años, Galicia ha pasado de extraer mil kilos de resina a los más de 130.000 del pasado año. El problema es que esta es una actividad que, por sí sola, no resulta demasiado rentable porque supone demasiado trabajo para el beneficio económico que aporta. Por eso el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a través de la Misión Biológica, y la empresa Foresín han puesto en marcha un nuevo proyecto suprautonómico de investigación. Comunidades de montes gallegas, asturianas y de Castilla-León colaboran con estas y otras entidades para buscar fórmulas que hagan más rentable la extracción de resina.

«Intentaremos innovar lo necesario para que el aprovechamiento de la resina supere el umbral de la rentabilidad», explica Rafael Zas, investigador de la Misión Biológica de Galicia. La idea es buscar «qué métodos de resinación son más eficaces y producen más rendimientos con un menor esfuerzo físico del resinero», añade. Porque, en su opinión, esta actividad tiene muchas ventajas para el monte que actualmente no se valoran. «No solo produce resina, provoca que haya gente en el monte, que este esté desbrozado y que haya presencia humana en los meses de mayor riesgo de incendio. Por todos estos servicios, la actividad debería recibir un apoyo complementario de las administraciones», sostiene. Es, además, una alternativa para las comunidades de montes, que pueden encontrar en ella una fuente de ingresos.

ADRIÁN BAÚLDE

La investigación se está llevando a cabo en tres comunidades de montes gallegas: András, en el municipio de Vilanova, Culleredo, y Ferreira de Pantón, en Monforte. Al mismo tiempo, se está trabajando también en otras dos comunidades asturianas y en una de Castilla-León. El proyecto es amplio y ambicioso y busca «modelizar la producción de resina en los pinares del todo el cuadrante noroccidental de España, desde Castilla-León, donde es una actividad muy extendida, hasta Asturias y Galicia, donde podría implantarse», añade Zas. En la zona gallega, «o proxecto busca saber si temos potencial resinero e valorar ata 14 pastas estimulantes diferentes», añade Roberto Touza, resinero gallego que también participa en esta investigación.