Patrocinado por

El sector agroforestal innova productos y materiales a partir de sus residuos

joel gómez SANTIAGO / LA VOZ

FORESTAL

XOAN A. SOLER

Valornature presenta resultados de su labor en Galicia y norte de Portugal

15 jul 2021 . Actualizado a las 09:52 h.

Bolsos veganos a la última moda de Adolfo Domínguez; nuevos muebles de Ikea para adaptarse a necesidades de las familias; viseras de protección que surgen de transformar perchas; patinetes y equipamiento deportivo realizados con laminados de madera y carbono, envases para cosmética, piezas inyectadas para puertas o salpicaderos de coches en Faurecia; fibra de carbono obtenida del lino, partes de fusiles submarinos de una firma de Corrubedo, o productos de artesanos de Silleda y A Estrada. Son algunos ejemplos de elaboraciones a partir de residuos y subproductos, la mayoría del sector agroforestal, usados para innovar productos y materiales.

Todos surgieron en la eurorregión de Galicia y Norte de Portugal, a partir de Valornature, que ayer presentó en Santiago resultados de sus primeros años de actividad. En la Cidade da Cultura expuso parte de sus creaciones. Otras están en proceso, algunas avanzadas, como el primer prototipo de fibra de carbono verde, afirmó el portugués Bruno Pereira da Silva, del Pólo de Inovação em Engenharia de Polímeros, de la Universidade do Minho (Guimarães) y director del proyecto.

«Quizá no haya mejor ejemplo de economía circular. Residuos y subproductos de procesos productivos se transforman en nuevos productos de mucho valor comercial, además de su valor ambiental», destacó Ignacio Lema, director de la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera, de la Xunta). Porque «son productos valorizados que, mezclados con plásticos, son capaces de reducir la huella de carbono en la automoción o en la moda», agregó.

El Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia también participa y desarrolló biocompuestos para su sector, explicó la ingeniera Raquel Ledo. Con ella participaron Francisco Pedras, de Xera; Adriana Domínguez, presidenta ejecutiva de Adolfo Domínguez; la ingeniera portuguesa Raquel Duarte, de Ikea, y Montserrat Rodríguez, también de Xera y que coordinó un panel sobre innovación y sostenibilidad de Valornature.

A la Xunta le interesa la continuidad de esta iniciativa, aseguró Francisco Conde, su vicepresidente económico: «Tenemos el objetivo y la ambición de poder desarrollar este proyecto para la fabricación de fibras textiles, igual que tenemos el reto de impulsar la construcción en madera», dijo. La idea es «valorizar los recursos y los residuos del sector primario en sectores estratégicos de nuestra economía, como la automoción, la aeronáutica, la construcción, el deporte o el naval», resaltó.

Se han desarrollado una treintena de materiales y se esperan más a partir de los residuos de las vides, matorrales y otros productos agroforestales, pero también del mar (como los del mejillón) o del sector extractivo. Más de 50 entidades se han implicado hasta ahora y se proponen promover empresas, indicó Da Silva. El éxito se debe a que «la calidad de lo natural es imbatible y, con la tecnología adecuada, podemos tener un planeta más sostenible, porque no tenemos otro», manifestó Adriana Domínguez.