Patrocinado por

Arume anima a plantar coníferas, pues augura un aumento en su demanda y en su rentabilidad

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

FORESTAL

SUSO PENA

El presidente de la fundación asegura que «temos que deixar de suspirar polo eucalipto e comezar a investir en plantar coníferas porque teñen futuro»

19 jul 2021 . Actualizado a las 17:24 h.

La moratoria del eucalipto no debe ser vista como un problema, explicó ayer el presidente de la Fundación Arume, Francisco Carballo. Todo lo contrario. En su opinión, es una oportunidad que deben aprovechar los propietarios forestales, pues se espera que tanto la demanda como el precio de las coníferas experimente un crecimiento exponencial durante los próximos años gracias al despegue de la bioeconomía.

«Este é o momento para que, aproveitando as figuras que se prevén na lei de recuperación da terra agraria, os propietarios forestais invistan na produción de madeira de coníferas, sempre con criterios de calidade», aseguró Carballo durante la reunión del patronato de esta entidad, que agrupa a todos los integrantes de la cadena de la madera. En su opinión, «vai haber un desabastecemento mundial cando a bioeconomía empece a poñerse en marcha», una falta de materia prima ya ha comenzado a sentirse. Al mismo tiempo, asegura que habrá también «axudas públicas para plantar coníferas e compensar a rendibilidade do eucalipto». Y, por último, augura que «os prezos da madeira subirán exponencialmente e, de feito, están comezado xa a subir».Todo ello permitirá compensar con creces la diferencia de rentabilidad que actualmente existe entre el eucalipto y las coníferas. «Temos que deixar de suspirar polo eucalipto e comezar a investir en plantar coníferas porque teñen futuro», añadió.

Fondos Next Generation

La entidad también dio a conocer el proyecto que ha presentado para lograr fondos del Next Generation, en un mecanismo de colaboración público-privado. El proyecto final supone una inversión de cuatro millones de euros con los que se quiere restaurar 12.000 hectáreas de montes degradados, bien afectados por incendios, bien infrautilizados. Esta restauración servirá, además, para que las empresas aporten fondos de forma voluntaria para compensar sus emisiones de carbono. El segundo objetivo de este proyecto es la creación en Galicia de un polo de mejora genética forestal, que ayude a acelerar la mejora genética de las coníferas y frondosas, ofreciendo a los propietarios planta con garantías productivas y sanitarias. Y es que resulta imprescindible encarar los retos que plantean las plagas y enfermedades forestales, como el nematodo o las bandas marrón y roja.