¿Cómo proteger al ejército de Torymus que combate la avispilla del castaño?

No hay que eliminar las agallas secas, ni tampoco hacer rozas cerca de los castaños durante la primavera. Medio Rural comienza la suelta de este insecto en soutos de A Coruña y Pontevedra, donde los árboles comienzan a brotar


redacción

Fue en el 2015 cuando la Consellería de Medio Rural pidió ayuda a un pequeño parásito, Torymus Sinensis, para combatir una de las plagas que amenazan los valiosos soutos gallegos: la avispilla del castaño. El ejército de insectos que cada año sueltan desde la Administración autonómica parece hacer su trabajo y, por eso, este año desde la Dirección Xeral de Planificación e Ordenación Forestal han vuelto a soltar estos días 1,6 millones de insectos, unas tropas necesarias para consolidar la lucha contra ese otro individuo que se come los brotes de los castaños. Durante los últimos cinco años son 5,8 millones de euros los que se han invertido en este método de lucha biológica. Este año, la idea es dedicar 2,2 millones.

Las primeras sueltas de esta primavera han caído en soutos de A Coruña y Pontevedra, donde los árboles comienzan ya a brotar. Luego continuarán en el resto de provincias, a medida que los miembros de la IXP Castaña de Galicia o de distintas cooperativas o asociaciones relacionadas con el manejo de estas superficies, que colaboran con la Administración en la erradicación de la plaga, avisen de las zonas en las que van brotando los castaños. Porque el momento de la suelta ha de coincidir con los días en los que nacen las hojas. De ese modo, como explican desde Medio Rural, «cando hai un número suficientes de bugallas nun souto procédese á solta dos parásitos». El número de insectos que se esparcen depende de la superficie del souto o de la cantidad de árboles que lo pueblan. Porque la idea es que el Torymus Sinensis vaya expandiéndose de forma natural para proteger el enclave.

La experiencia dice que el Torymus funciona, pero como el pequeño ser que es también es necesario protegerlo. ¿Cómo? Desde Medio Rural ofrecen algunos consejos para proteger ese ejército llegado para salvar los soutos. Dicen que no se deben emplear insecticidas para erradicar la avispilla porque «aínda que non entra na bugalla, si pode afectar aos parasitos naturais da avespa do castiñeiro e mesmo ao propio Torymus».

Otra actividad de mantenimiento fundamental es que no se deben de eliminar nunca la agallas secas que forma el insecto en el árbol porque es donde permanece el parásito hasta que emerge en primavera.

Además deben de prevenirse las rozas cerca de los castaños en primavera porque el Torymus se alimenta del néctar de las flores del souto y mientras se aparean ponen sus huevos en las agallas frescas. Lo que pueden podar son los castaños, pero no quemar ni eliminar restos porque el Torymus puede vivir dos años dentro de las agallas secas, antes de emerger para parasitar otras frescas.

Desde Medio Rural también sugieren «regar durante o verán para prolongar o período de crecemento de gromos novos —así estes quedan fóra do período de posta da avespa— así como fertilizar para incrementar o vigor das árbores e que poidan resistir mellor o ataque da praga».

La producción de castaña en Galicia es de en torno a unos «20 millóns de quilos, o que supón preto duns 50 millóns de euros unha vez comercializado o produto. De aí a importancia de seguir apostando por un método capaz de frear o avance e diminuír os danos que ocasiona a praga da avespiña nos castiñeiros».

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

¿Cómo proteger al ejército de Torymus que combate la avispilla del castaño?