La Xunta incentivará la apuesta por el pino y las frondosas frente al eucalipto

La Lei de Recuperación da Terra incluirá la moratoria a nuevas plantaciones


Somos Agro

«Máis frondosas, máis coníferas, pero menos eucalipto». De ese modo el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, resumió tras el Consello de la Xunta la estrategia que va a poner en marcha su Gobierno en el horizonte del 2040 para lograr la diversificación de actividad en el monte gallego. Para ello, incentivará las plantaciones de pino y frondosas como los castaños, con planes específicos para cada una de estas especies, al tiempo que prohibirá de forma temporal las nuevas plantaciones de eucaliptos en aquellas fincas donde no haya cultivos legales en el momento en el que se apruebe la norma.

¿Cómo ejecutará esta paralización? Incluyendo una disposición en la futura Lei de Recuperación da Terra Agraria de Galicia. La idea del Ejecutivo autonómico es diversificar la actividad del monte gallego para avanzar, como apuntó el conselleiro de Medio Rural, José González, durante su intervención hacia «un monte sustentable dende o punto de vista ambiental, económico e social».

Este paréntesis en las autorizaciones de nuevas plantaciones de eucalipto, tanto en sus variedades glóbulos como nítens, resulta una medida temporal a la espera de los primeros resultados del Inventario Forestal continuo que está elaborando la Consellería de Medio Rural en colaboración con las universidades. Porque será ese documento base para la gestión del monte en Galicia el que vaya marcando la pauta de las plantaciones.

Ese inventario es un instrumento que incluye la primera revisión del Plan Forestal de Galicia, donde ya se recoge una reducción de un 5 % (unas 20.000 hectáreas) en las plantaciones de eucalipto en los próximos veinte años. La reducción de superficie no implica, por contra, la reducción de la productividad ya que, como explican desde el Gobierno gallego, mejorando las técnicas de selvicultura puede incrementarse la productividad.

Además pretenden llevar a cabo un programa de transformación de eucaliptos degradados, bien mejorando su productividad o sustituyéndolos por otras formaciones arboladas.

Pero el fomento de especies que cubran la demanda de toda la cadena de valor de la madera, aportando valor añadido a esa parte de la industria transformadora que ahora tiene que importar madera de calidad que no encuentra en Galicia, como apuntaba anteayer el presidente de la Federación de Aserraderos y Rematantes (Fearmaga), Elier Ojea, no quiere decir, como dijo Núñez Feijoo, «que se vaian a prohibir os eucaliptos que están plantados de forma legal. Coa suspensión temporal trátase de prohibilos onde non os hai no momento de aprobación desta medida. Eso non quere dicir que as plantacións ilegais queden legalizadas con esta decisión. Pero os propietarios de plantacións legais poderán seguir coa súa actividade con normalidade».

La cuestión es que un 97 % del monte gallego está en manos privadas, y a los 80.000 propietarios de monte a los que cada año el eucalipto o el pino les dejan unos 300 millones de euros en rentas por ese concepto, una cifra facilitada por el conselleiro, hay que incentivarles, de modo que les compense cambiar sus plantaciones de una especie a otra.

Líneas de ayudas al pino

Esa es la postura que defienden desde toda la cadena de valor del sector representada por el Clúster de la Madera, y sobre eso también habló el conselleiro, al avanzar que la idea es la de fomentar estas plantaciones «por medio de maiores liñas de axudas ás repoboacións con piñeiros de alta calidade xenética». Además, apuntó que se realizarán actuaciones silvícolas en un total de 50.000 hectáreas de coníferas para aumentar la productividad de los pinos dado que, a falta de los datos del inventario, han constatado un déficit de oferta de esta especie. En el caso de las frondosas, la idea es apoyar su regeneración natural y la mejora a través de tratamientos silvícolas. De hecho, se creará una unidad de soutos.

Medio Rural autoriza 16 nuevos modelos silvícolas que se suman a los 22 existentes

Un total de 13,072 millones de euros cofinanciados por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) para realizar tratamientos silvícolas dirigidos a prevenir incendios o daños producidos por otro tipo de desastres naturales a lo largo de dos anualidades. Ese es el montante que fue aprobado en el Consello y será publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de hoy. Los cálculos marcan que con ello pueda actuarse en unas 7.000 hectáreas donde fundamentalmente se realizarán podas en coníferas o masas caducifolias. El plazo para solicitarlas será de un mes.

Pero el DOG también prevé publicar hoy un incremento de los modelos silvícolas autorizados que pasarán de 22 a 38 formas diferentes de gestionar el monte en Galicia. Esos modelos son herramientas en base a las cuales poder realizar una gestión adecuada de los recursos que genera el bosque, desde los aprovechamientos de la madera a la explotación de recursos como la castaña, las setas, la resina, los piñones, las cortezas o los pastos.

De hecho, entre otras cosas explican cómo han de plantarse las diferentes especies, cómo realizar los rareos o cuáles son los ciclos más rentables para la posterior regeneración de la superficie forestal. La Lei de Montes marca que los terrenos de 15 o menos hectáreas han de estar adheridos a alguno de estos modelos para poder realizar un aprovechamiento comercial de la madera que en ellos está plantada. No entraría en esa obligatoriedad la leña de uso doméstico.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

La Xunta incentivará la apuesta por el pino y las frondosas frente al eucalipto