«Las brigadas necesitan formación para responder a un nuevo tipo de incendios»

El nuevo director xeral de Defensa do Monte, Manuel Rodríguez, centrará su esfuerzo en la prevención entendida como gestión del territorio


redacción

Dieciocho días. Ese es el tiempo que Manuel Rodríguez (Ferrol, 1967) lleva pilotando la defensa del monte en Galicia tras sustituir a Tomás Fernández-Couto, quien estuvo en el puesto más de veinte años. Sin descuidar la extinción, la espada que usará en la cruzada contra el fuego es la de la prevención que, como dice, no es más que «gestión del territorio». Y de cara al 2021 se ha puesto deberes. Porque tras realizar un análisis del despliegue que realizan desde su departamento y del territorio donde hay mayor problema de incendios, su idea es hacer «una nueva propuesta de despliegue contraincendios». Además, quiere ahondar en terrenos como la formación, la coordinación con otros cuerpos de emergencia o la colaboración con administraciones y sociedad.

—Dice que hay que ahondar en la prevención. ¿Por qué?

—Cuando hablamos de ella no estamos hablando de prevención contra incendios, sino de realizar una gestión del territorio que nos permita prevenir la gravedad de los incendios. Es decir, que estos sean menos extensos o peligrosos para la gente que vive en el territorio. Esa gestión no es solamente una función de la Consellería de Medio Rural o de la Dirección Xeral de Defensa do Monte, es una responsabilidad compartida entre administración local, administraciones provinciales, Xunta, administración general del Estado, ciudadanía.... Todos tienen que participar para que esa gestión del territorio nos permita tener un monte y un medio rural ordenado que prevenga los incendios. La Lei de Recuperación de Terra Agraria, el Plan Forestal, la Lei de Ordenación del Territorio... todo va en el mismo camino.

—¿Es necesaria más formación en las brigadas?

—Por supuesto que sí. Está claro que el dispositivo gallego se ha configurado en los últimos años como un dispositivo absolutamente potente y que ocupa prácticamente todo el territorio. Evidentemente ha de actualizarse en técnicas y despliegue en el territorio acorde a la evolución que han tenido los incendios en los últimos años. El propio despliegue tiene que ser analizado en profundidad, al igual que la doctrina de combate contra esos incendios para realizar la gestión en ese territorio. La formación de un dispositivo tan numeroso, tan profesionalizado, es fundamental y será uno de los pilares para la nueva etapa.

—¿En qué han cambiado los últimos incendios con respecto a los que había antes en Galicia?

—Hace veinte años, en un verano normal en Galicia teníamos 11.000 incendios. Hoy no nos acercamos a cifras tan brutales, pero es cierto que el cambio que ha habido en el rural con un aumento de la superficie forestal abandonada, el abandono de la actividad agraria en determinadas comarcas... ha derivado en una mayor probabilidad de territorio no gestionado que provoca una mayor virulencia del fuego. Reiteraré hasta la saciedad que en eso Galicia no tiene ninguna particularidad respecto a cualquier otro país occidental. Es un problema global en función de la evolución de las comarcas agrarias, pero también debido al cambio climático con estíos más largos y más acusados. Eso ha cambiado la tipología de incendios. Hay que prepararse para afrontar ese cambio y que nuestro dispositivo de profesionales sepa afrontar el combate contra un gran incendio forestal que es diferente a un, vamos a decir, incendio clásico. También la sociedad tiene que estar más preparada para afrontar incendios que afectan al territorio.

—Las brigadas han de saber enfrentarse a esos nuevos fuegos. En el caso de las municipales, que tienen un carácter más temporal, ¿va a cambiar el modo de contratación? ¿Tendrán que pasar un curso, formarse antes...?

—El camino está encauzado en ese mismo contexto que me está diciendo. No solo las brigadas, los agentes, los técnicos... todos los que participan en un dispositivo de extinción, que es muy complejo, tienen que adaptarse. Tenemos que formarnos para este nuevo escenario que se plantea en los próximos años. Evidentemente, las brigadas municipales tenderán cada vez más hacia un nivel de profesionalización más alto y de mayor duración temporal. Espero la colaboración de las diputaciones o administraciones locales, lo que nos permitirá que desarrollen su labor durante más tiempo.

—Aquí tenemos también el problema del incendiario...

—No sé decir si es una figura exclusivamente gallega, que entiendo que no, pero es absurdo negar que tenemos un problema en Galicia. Lo único que podemos hacer con ellos es, desde el ordenamiento jurídico y con la colaboración de las fuerzas de seguridad, que caiga sobre ellos el peso de la ley. Que no tengan ninguna duda de que vamos a estar encima de ellos.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Comentarios

«Las brigadas necesitan formación para responder a un nuevo tipo de incendios»