Ence perfecciona la lucha biológica contra el goníptero del eucalipto

Una avispilla que parasita los huevos del gorgojo hace frente a la plaga


PONTEVEDRA / LA VOZ

El gorgojo del eucalipto (Gonipterus platensis) es el principal enemigo natural del eucalipto en el noroeste de España y causante de pérdidas económicas en el sector forestal que se cuentan en millones de euros cada año. GOSSGE es un Grupo Operativo Supra-autonómico de Sanidad sobre Goníptero en Eucalipto en el que Ence participa entre otras entidades y Administraciones, y cuyo fin es contribuir al control de la plaga.

En los múltiples frentes abiertos por el impacto del goníptero en los eucaliptales, Ence se ocupa de optimizar la bioproducción de Anaphes nitens, un parasitoide específico de goníptero que es el agente de lucha biológica más efectivo contra la plaga, sin que tenga repercusión en el resto de la fauna y flora gallegas. La bioproducción de la avispilla Anaphes permite «disponer de un control biológico más eficaz, económico y de mayor capacidad productiva», como lo define Fernando Basurco, técnico de I+D Forestal de Ence.

El objetivo general de GOSSGE y de empresas como Ence pasa por «asegurar la sostenibilidad de las plantaciones de eucalipto en el norte de España, minimizando los daños que causa la plaga». Está en su meta la mejora del estado fitosanitario de las masas productoras de eucalipto y, como parte de esta iniciativa, Ence ha puesto en marcha en dos biofábricas -Pontevedra y Huelva- la producción de puestas de gorgojo, también llamadas ootecas, parasitizadas. La compañía pastera lleva investigando e invirtiendo en la lucha contra el goníptero, de forma más intensa, desde el 2016, cuando empezó su proyecto para control biológico con Anaphes nitens.

Un parasitoide contra una plaga

La idea es que el Anaphes se suelte en el medio natural y parasitice las puestas del gorgojo en los árboles. Así se evita o se minimiza la aparición de una nueva generación del goníptero. Como el parasitoide (Anaphes nitens) solo parasita las puestas de este escarabajo, su impacto ambiental es cero en el resto del ecosistema donde se suelta. A nivel mundial, se está estudiando también el impacto de otras especies del mismo género.

Desde Ence se interviene en trabajos que van desde la producción de ootecas parasitizadas hasta el seguimiento de daños y poblaciones de la plaga y parasitoides. Para conseguir una mayor efectividad, se ha creado una red de puntos de muestreo y seguimiento en distintos montes que pertenecen a la empresa pastera.

Ence colabora con otras entidades en el seguimiento y control de la plaga -la Xunta, asociaciones forestales y centros de investigación-. En estos últimos cuatro años se han organizado talleres de formación y divulgación para el control biológico del goníptero y se han puesto en común diferentes técnicas y mejoras de producción de ootecas parasitizadas.

Los resultados obtenidos son relevantes. Desde el 2016, en el marco de acción de Ence se han tratado hasta la pasada primavera 160.000 hectáreas, a una media de 40.000 por año. Basurco precisa que se ha conseguido un nivel de reducción de daños en los árboles de hasta un 23 % en las zonas tratadas por Ence, es decir, supone una mejora de crecimiento de un 10 %.

Asimismo, se ha conseguido la mejora de la producción de ootecas e índice de parasitismo de las biofábricas de la compañía, lo que «ha permitido la mejora de la eficiencia del tratamiento biológico con el consiguiente incremento anual de la superficie» donde se aplica el tratamiento. También se han conseguido importantes mejoras de eficiencia en los trabajos de dispersión del tratamiento biológico con el uso de innovadores sistemas que optimizan las condiciones para la supervivencia de las ootecas a la par que son biodegradables.

Un insecto defoliador que causa pérdidas de crecimiento  

El Gonipterus platensis es un insecto defoliador del eucalipto. Se alimenta, tanto en estado larvario como adulto, de las hojas juveniles y de las adultas, así como de los brotes y las yemas. En Galicia este insecto tiene dos ciclos al año, uno muy intenso en primavera, y otro menor en otoño. Fernando Basurco aclara que se trata de una plaga que «se puede definir como el desequilibrio que se produce a favor de la población de un insecto en función de su potencial biológico y de la resistencia al medio». Su impacto puede ser tan grande que en las masas de eucalipto afectadas produce graves pérdidas de crecimiento e incluso en masas muy afectadas puede conllevar la muerte total o parcial de los árboles.

El técnico de I+D Forestal de Ence añade que este escarabajo se ha adaptado «al contenido nutricional de las hojas de eucalipto, que le sirven tanto de alimento como para su desarrollo de madurez sexual». Basurco incide que el gorgojo causa «intensas defoliaciones», claramente apreciables en todas las zonas donde ataca al eucalipto. Provoca la muerte de brotes y la deformación de la parte superior de la copa del árbol. En ataques severos se produce un fuerte debilitamiento de la copa del árbol, incluso su muerte, y como consecuencia del mismo aparecen brotes a lo largo del fuste deformándolo y deteniendo su crecimiento normal. En eucaliptos jóvenes origina deformaciones del fuste y la defoliación continua acaba por causar la muerte del árbol atacado. La plaga se detectó por primera vez en Lourizán en 1991, y en la actualidad este insecto está presente en todo el área ocupada por el eucalipto. Su presencia se supervisa desde dos redes de puntos de seguimiento, una de la Xunta y otra de Ence.

La asociación sectorial de Galicia miembro de GOSSGE cifra el daño del gorgojo en más de 150 millones de euros

  

El impacto económico y laboral que tiene la plaga del gorgojo del eucalipto es muy relevante. La Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel) estima las pérdidas de crecimiento en más de un millón de metros cúbicos al año en los eucaliptales españoles. Esto implica también unas pérdidas por fijación de dióxido de carbono de 251.800 toneladas de CO2 al año. Es decir, no solo se perjudica al sector forestal y al papelero, sino también a la lucha contra el cambio climático, ya que los bosques contribuyen a retirar dióxido de carbono de la atmósfera.

Como consecuencia de estos datos, la Asociación Sectorial Forestal Galega (Asefoga), integrada en GOSSGE, considera que las pérdidas económicas ascienden a los 46,2 millones de euros al año en Galicia antes de su transformación industrial de la madera. Si se tiene en cuenta cuál sería el resultado tras su procesado, el impacto del gorgojo en Galicia es de pérdidas por más de 150 millones de euros.

El técnico de I+D Forestal de Ence Fernando Basurco explica que la lucha contra la plaga tiene que contar con la implicación de todos los eslabones de la cadena productiva, no solo de las fábricas.

Los propietarios forestales tienen un papel muy importante porque «son los primeros en detectar la plaga y avisar del estado de desarrollo de la misma, dando opción a una actuación rápida para iniciar el control de la misma». En este sentido, desde el inicio del proyecto de control biológico con Anaphes, Ence ha apoyado a los propietarios particulares y asociaciones forestales, «soltando parasitoides en aquellas zonas que lo necesitaban, realizando un seguimiento de la plaga y dando formación a los propietarios afectados».

Asimismo, la empresa ha apoyado, a través de su plan social, la puesta en marcha de una biofábrica para el control biológico del gorgojo del eucalipto por la Asociación Forestal Norte (Asnofor). En la actualidad, se le asesora en el proceso de producción de ootecas parasitizadas por Anaphes nitens, así como en la mejora de la calidad de la parasitización.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Ence perfecciona la lucha biológica contra el goníptero del eucalipto