Patrocinado por

Cabras y ovejas se alistan como agentes forestales para limpiar el monte

M. Cedrón REDACCIÓN

FORESTAL

PACO RODRÍGUEZ

Cada ejemplar de caprino adulto come unos 2,5 kilos de materia vegetal seca al día, mientras que cada ovino llega a los 3

07 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

No tienen batería, ni funcionan con un motor de gasolina. Porque ellas son desbrozadoras naturales que no tienen miedo a las alturas ni a las pendientes. Las cabras, como buenas acróbatas, están acostumbradas a pastar en equilibrio. Son ágiles, ligeras. De ese modo pueden desbrozar tanto laderas de los montes de Os Ancares como las praderas del interior de A Coruña. Son máquinas vivas todoterreno, que respaldadas por su capacidad para ingerir entre 1,5 y 2,5 kilos de materia vegetal seca al día más otros 500 gramos de brotes de matorral y hojas, las convierten en grandes bomberos forestales.

Esa capacidad para mantener limpio el monte es de la que echan mano desde la Interprofesional Agroalimentario del Ovino y del Caprino (Interovic) para lanzar una campaña a nivel europeo con la exaltan esa capacidad para el mantenimiento de los bosques para fomentar, al mismo tiempo, su consumo. De ahí que sean ideales para estimular la economía del medio rural.

Pero las que no andan a la zaga de las cabras en cuanto a su capacidad desbrozadora son las ovejas. Los datos que maneja Interovic hablan de que un animal adulto de esta especie es capaz de comer en un solo día entre 2 y 3 kilos de materia seca, incluidos brotes de matorral. De este modo, cabras y ovejas pueden convertirse en agentes forestales que velen por la seguridad pública en las aldeas de Galicia. De hecho, es una de las alternativas que estimula la Consellería de Medio Rural dentro de su plan de limpieza de las franjas que rodean las aldeas con peligro de incendio.