Patrocinado porPatrocinado por

El auge del albariño en A Estrada crea demanda de operarios especializados

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

AGRICULTURA

Miguel souto

Las nuevas plantaciones vitivinícolas recurren ahora a trabajadores foráneos

13 abr 2024 . Actualizado a las 10:31 h.

El cultivo del albariño empieza a echar raíces en A Estrada y con él está naciendo un nuevo nicho de empleo. Las plantaciones necesitan trabajadores especializados y, por el momento, en el municipio no es fácil encontrarlos, así que las empresas están echando mano del personal de la zona de las Rías Baixas, donde el cultivo del albariño lleva décadas implantado y el sector de la vitivinicultura ya se ve de forma natural como una opción laboral.

La bodega Granbazán —con sede en Vilanova de Arousa y viñedos propios en el entorno de Vilanova y en Cambados— es una de las que está apostando por A Estrada para ampliar su producción. Cerró contratos de colaboración con propietarios de terrenos de la zona de Baloira y la primavera pasada plantó diez hectáreas de viñedos. Hacina finales de este mes tiene previsto plantar otras cinco hectáreas y aún dispone de diez hectáreas más de terreno para ir ampliando los cultivos en el futuro según las necesidades.

El responsable de la bodega, el estradense Adolfo Picáns, explica que están teniendo problemas para encontrar personal. «Necesitamos personal especializado y de momento aquí no hay gente que tenga experiencia en esto. «Estamos empujando a la gente para que se forme. De momento, aquí trabajan una docena de personas que en su mayoría vienen de las Rías Baixas. Pero si esto coge ritmo se va a necesitar mucha más gente», comenta.

Picáns constata que las plantaciones necesitan cuidados durante casi todo el año. «Se necesita gente preparada para la poda, el atado, la vendimia, la aplicación de fitosanitarios... Nosotros no usamos herbicidas y hay mucho trabajo que hacer», comenta.

Además, Granbazán no es la única bodega con viñedos en A Estrada. Terras Gauda también ha realizado plantaciones la pasada primavera en la zona de Cora y San Xurxo de Vea. Por otra parte, en la zona de Paradela, Ribeira y San Miguel de Castro también se han plantado otras veinte hectáreas de albariño para vender uva a terceros o para crear una bodega propia en el futuro. Aún no está decidido.