Patrocinado porPatrocinado por

La Guardia Civil se incauta en Ribadumia y Poio de más de 1.500 litros de aceite de oliva procedentes de Portugal de origen desconocido y etiquetado irregular

La Voz RIBADUMIA / LA VOZ

AGRICULTURA

El puesto de Cambados dio la alerta, dando paso a una intervención que se salda de momento con varias denuncias por infracciones a la calidad alimentaria y fraude en la declaración del IVA

23 mar 2024 . Actualizado a las 10:29 h.

La patrulla fiscal y de fronteras de la Guardia Civil de Pontevedra (PAFIF) se ha incautado de 1.573 litros de aceite de oliva procedentes de Portugal en sendos almacenes de distribución alimentaria de Ribadumia y Poio y tres comercios minoristas de este último concello. La razón, las irregularidades en el etiquetado del producto, carente de registro sanitario y certificado de trazabilidad, lo que ha dado lugar a la presentación de denuncias por infracciones a la calidad alimentaria, pero también por la no declaración del IVA en una importación intracomunitaria. De confirmarse este último delito, sus autores se expondrán a multas que podrían superar los 20.000 euros

El operativo de la Guardia Civil partió de una información recibida de agentes del puesto del cuerpo en Cambados, en la que se apuntaba a un posible fraude en la comercialización de aceite de oliva. La información derivó en el inicio de una investigación a una empresa de Ribadumia dedicada a la distribución de alimentos y, el pasado día 12, a una inspección a la misma. En esta última, la patrulla fiscal y de fronteras se encontró con 1.200 litros de aceite de oliva cuyo etiquetado carecía de información indispensable, como la denominación de origen o el país de procedencia del producto, la campaña de recolección, el número de registro sanitario y los datos de contacto de la empresa del envasado. El responsable de la distribuidora de Ribadumia inspeccionada declaró que el aceite procedía de otra empresa de Portugal y que, ya en suelo gallego, lo envasaba con las etiquetas que esta le había facilitado, afirmando desconocer la ubicación de la firma lusa.  

Dos días después, el 14 del presente mes, la patrulla fiscal y de fronteras de la Guardia Civil de Pontevedra al cargo de la investigación inspeccionó otro almacén de la empresa distribuidora en Poio, interviniendo 300 litros más de aceite de oliva por presentar idénticas irregularidades. Una posterior inspección de tres comercios minoristas (supermercados) de Poio dieron como resultado la incautación de 73 botellas más del mismo producto. 

Guardia Civil

Además del registro de las correspondientes denuncias por infracciones a la normativa sobre la calidad alimentaria y un presunto delito de fraude en el IVA, el operativo de la Guardia Civil envió muestras del producto decomisado a las consellerías de Sanidade y Consumo para el análisis del aceite, por cuanto se desconoce su origen, antes de decidir si se procede a su destrucción. La Guardia Civil ha informado también del operativo a la Consellería de Medio Rural.