Patrocinado por

Caroline van der Plas, la líder del partido de los granjeros que llegó en tractor al Parlamento de los Países Bajos

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso LA VOZ

AGRICULTURA

Caroline van der Plas, la periodista que llegó en tractor al Parlamento
Caroline van der Plas, la periodista que llegó en tractor al Parlamento ANP JEROEN JUMELET | EFE

Los agricultores se han lanzado a la conquista de la política en Países Bajos. Así resumen muchos periódicos la reciente victoria del partido Movimiento Campesino Ciudadano, BBB por sus siglas en neerlandés, en las últimas elecciones regionales.

 Al frente de esta agrupación, hasta ahora desconocida para muchos fuera del país, está Caroline van der Plas (Cuijk, Países Bajos, 1967), una periodista que ha sabido canalizar como nadie el descontento que existe entre el sector agrario y rural por las nuevas normativas sobre medio ambiente que afectan a su actividad. Un descontento que van der Plas ya vio venir en el 2014, cuando creó una plataforma en Twitter para que ganaderos y agricultores pudieran contar a los ciudadanos su forma de trabajar.

Según diversas fuentes consultadas, van der Plas heredó las dos profesiones de sus progenitores. Se hizo periodista, como su padre, y política, como su madre, una irlandesa que fue concejala en la cámara de Deventer, el municipio en el que todavía reside su hija. De hecho, sus primeros paso los dio en el partido (CDA), en el que también militó su madre. En cuanto a su profesión periodística, esta estuvo siempre muy relacionada con el mundo agrícola y, de hecho, fue responsable de prensa de la asociación holandesa de los criadores de cerdos. 

Fue precisamente la defensa del sector primario y del mundo rural lo que llevó a Caroline a crear, ya en el año 2014, Boerburgertweet, una plataforma que llegó a tener 20.000 seguidores en Facebook y más de 12.000 en Twitter. En ella, cada semana, un agricultor o un ganadero contaba a los ciudadanos en qué consistía su trabajo, porque van der Plas tenía la teoría de que los ciudadanos estaban cada vez más alejados de la producción de alimentos y de que, ese escaso contacto con el campo, provoca «que el habitante urbano se forme una imagen negativa del sector por la información unilateral que dan los medios de izquierda», recoge la web del Boer Burger Beweging, el partido de Caroline.

En el año 2019, Países Bajos vivió una de las peores protestas de los agricultores que se recuerda, con miles de tractores colapsando las carreteras y la capital del país para protestar por la mala imagen que se le atribuía a los granjeros en la lucha contra el cambio climático. Y fue entonces cuando Caroline decidió dejar el CDA por considerar que este no estaba representando adecuadamente los intereses del sector agrario y poner en marcha su propio partido.

«Si quieres cambiar algo, tienes que hacerlo tu misma. En la política holandesa la gente puede usar un poco más el sentido común, como lo hacemos en el campo. Los temas del rural merecen más atención en La Haya», asegura en su página del Congreso la propia Caroline, institución a la que accedió tras las elecciones generales del 2021 en las que logró un solo escaño. A tomar posesión del mismo llegó en tractor, dejando claro que el sector agrario iba a estar entre sus prioridades. «Sé lo que necesitan los agricultores: menos regulación innecesaria y más reconocimiento. Veo cuanto esfuerzo tienen que hacer los agricultores para cumplir con todos los requisitos. Creo que la política debe estar hecha por profesionales y no por funcionarios públicos», añade en esa misma web.

Testaruda y luchadora. Así definen algunos medios a esta mujer que ha hecho suyas muchas de las reivindicaciones del sector primario. No solo las quejas por la excesiva regulación a la que se someten las granjas, en la web de su partido también se recogen acciones contra los daños que el lobo está causando a los ganaderos. Y en sus intervenciones públicas se refiere a la falta de servicios que afecta al medio rural. «Defendemos el campo y a los ciudadanos del campo porque vemos que cada vez se alejan más instalaciones. El bus no funciona, el cajero automático desaparece, la piscina cierra. Son todo cosas que hacen que los jóvenes se vayan del campo y no vuelvan», afirmaba recientemente en una entrevista a una televisión pública. 

Aunque todavía queda algo de tiempo hasta que Países Bajos celebren las próximas elecciones parlamentarias, muchos son los que ya ven a esta política aspirando al cargo de primera ministra. Ella, por ahora, asegura tener otros objetivos. Como presentar a su partido a las elecciones europeas del próximo año con el objetivo de llevar la perspectiva de los agricultores a las instituciones comunitarias. Al fin y al cabo, ahí se deciden muchas de las normativas que afectan al sector primario.