Patrocinado por

Los pequeños viticultores tendrán prioridad en la concesión de autorizaciones de viñedo

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

AGRICULTURA

Martina Miser

El Gobierno modifica los criterios para el reparto de los antiguos derechos y atiende una de las viejas reivindicaciones de la comunidad gallega

25 ene 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace años que el sector vitícola gallego reclama que se reformule el sistema de concesión de nuevas autorizaciones de viñedo. Y es que el tamaño de las plantaciones de la comunidad, muy inferior al de otras regiones vitícolas, impide a sus agricultores acceder a esta figura gratuita que resulta imprescindible para poder poner en marcha nuevas plantaciones de vid. Ahora, el Consejo de Ministros acaba de dar el visto bueno  un real decreto que modifica la actual normativa vigente y que, entre otras cosas, concederá prioridad a las pequeñas y medianas explotaciones a la hora de repartir estas autorizaciones. 

El cambio en esta legislación viene motivado por la necesidad de adaptarla a las novedades que introduce en el sistema de autorizaciones de viñedo la nueva Política Agraria Común (PAC). Tal y como ya se sabía, el texto extiende hasta el año 2045 el actual sistema de control del potencial productivo, de tal forma que solo se pueden realizar nuevas plantaciones de vid si antes se arrancan otras o si se dispone de nuevas autorizaciones de plantación, lo que anteriormente se conocían como derechos.

Según explica el Gobierno, esta adaptación de la legislación permitirá mantener un crecimiento ordenado del potencial vitícola de España, ya que introduce mejoras en el procedimiento de reparto de autorizaciones de nuevas plantaciones. Una de estas novedades es el ajuste de criterio de prioridad relativo a las pequeñas y medianas explotaciones, algo que el sector vitícola gallego lleva años reclamando para poder tener un mejor acceso a estas concesiones. Además, añade el Ministerio de Agricultura, a partir de ahora se tendrá en cuenta solo la superficie de viñedo de la explotación, en lugar de la superficie agraria de toda la explotación. 

«En principio, nos gusta esa idea de que beneficien aos pequenos e medianos produtores, pero temos que ver a letra pequena do decreto para ver que consideran pequeno e mediano viticultor. Porque nada teñen que ver as plantacións galegas coas de Castela», asegura Carlos Basalo, del sindicato Unións Agrarias. Según Agricultura, su propuesta modifica las puntuaciones para priorizar las solicitudes de medianas explotaciones vitícolas, con el objetivo de favorecer a los proyectos con mayor viabilidad y perdurabilidad en el tiempo, que garanticen una mejor salida de su producción en el mercado. 

La nueva legislación incorpora otras novedades, como la excepción de la aplicación el sistema de autorizaciones de viñedo el establecimiento de colecciones de variedades de vid para la conservación de recursos genéticos. La comercialización de la producción de estas colecciones queda expresamente prohibida. 

A partir de ahora, se permitirá la transferencia de autorizaciones en el caso de la disolución de una explotación de titularidad compartida. Y también queda prohibida la comercialización de la producción de una plantación de viñedo sin autorización hasta el momento de su arranque. Fruto del proceso de actualización y mejora normativa se introducen, además, nuevas disposiciones y se actualiza la lista de variedades de uva de vinificación autorizadas

El nuevo real decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación, pero las modificaciones en el criterio de prioridad de pequeña y mediana explotación vitícola se aplicará de forma retroactiva a las solicitudes de autorizaciones de nuevas plantaciones que se presenten entre el 15 de enero y el 28 de febrero de este año.  

La estrategia del sector vitícola: más tierra para viñedo y ayuda para hacer crecer las bodegas

M. Alfonso

El sector vitícola gallego precisa crecer. Necesita más plantaciones, porque así lo demandan las denominaciones de origen, y que sus bodegas alcancen un tamaño que garantice su rentabilidad. Estas son, a grandes rasgos, las principales conclusiones que se pueden extraer de la nueva Estratexia de dinamización económica, territorial e turística das comarcas vitivinícolas, que presentó la Consellería do Medio Rural. El documento, que incluye 46 medidas y 299 acciones estructuradas en siete ejes, quiere ser la base para «mellorar o posicionamento duns viños de calidade, aumentar a súa competitividade en mercados nacionais e internacionais e transformar a capacidade de xeración de valor do territorio aproveitando os seus recursos de xeito sustentable», aseguró el conselleiro, José González.

Seguir leyendo