Patrocinado por

Esta Budweiser se blinda con una IGP

La Voz

AGRICULTURA

La Budweiser Budvar se elabora en Budweis, en Bohemia del Sur
La Budweiser Budvar se elabora en Budweis, en Bohemia del Sur M.C.

Lúpulo y cebada producida en el sur de la República Checa y agua de un pozo ubicado en la factoría de Budweis, en Bohemia del Sur, explican por qué Budweiser Budvar esté registrada como Indicación Geográfica Protegida en la UE

23 ene 2023 . Actualizado a las 09:39 h.

Al escuchar el nombre puede confundirse con una de las cervezas más consumidas en Estados Unidos, pero Budweiser Budvar original nada tiene que ver con ella. Porque esta es la Budweiser que se produce en Budweis, una ciudad de Bohemia del Sur, en la República Checa, que comenzó a elaborar cerveza en 1.265, cuando el rey checo Premysl Otakar II fundó la ciudad otorgándole distintos privilegios entre los que figuraba el de poder elaborar cerveza. Varios siglos más tarde, en 1895 fue cuando se fundó la cervecería Budweiser Budvar que comenzó a elaborar la bebida reconocida ahora por la UE con una indicación geográfica protegida (IGP). De esa forma se protege contra imitaciones, además de abrirle muchas oportunidades a la hora de dar el salto a nuevos mercados.

La factoría checa, actualmente propiedad del Estado, llevaba enfrascada desde 1907 en una dura batalla legal por la utilización  de la marca Budweiser con la actualmente mayor cervecera del mundo, Anheuser-Busch InBev, que produce una de las cervezas nás consumidas en el mercado norteamericano. Dependiendo del país la marca Budweiser es usada por la empresa pública checa o por el gigante norteamericano. 

Imagen del pozo del que sale el agua con que hacen esta cerveza checa co IGP
Imagen del pozo del que sale el agua con que hacen esta cerveza checa co IGP M.C.

Más allá del nombre, lo que tienen claro en Budweis es que «no hay forma de poder elaborar esta cerveza en otro lugar del mundo y continuar siendo considerados auténticamente checos». Lo dice Adam Broz, cervecero de la compañía desde hace más de 23 años y décimo encargado del proceso de elaboración de la cerveza desde que se fundó la compañía, quien destaca la importancia de la producción local para dar sabor y cuerpo a la cerveza. Usan lúpulo Zatec, uno de los más cotizados del mundo, y malta obtenida de la cebada que crece en los campos de Moravia, lo que ayuda a dar sostenibilidad económica a los agricultores de la región checa de Bohemia del sur

No menos importante es el agua que emana de un pozo de 300 metros de profundidad que está en la fábrica de Budweis, una de las paradas del viaje organizado por Ag-Press, de la Comisión Europea, para conocer la política de calidad alimentaria y de innovación de la UE en Bohemia del Sur, y que resulta ser heredero de un lago de la Edad del Hielo. La razón es que es ese agua cristalina la que, como dice este maestro cervecero, da un sabor único a la cerveza. Esas son algunas de las razones de por qué esta cerveza fue merecedora de un sello de calidad como es la Indicación Geográfica Protegida Budweis Pivo. Es esta una cerveza con un amarillo dorado que al probarla deja en el paladar un pronunciado sabor a malta. Su espuma es fina y su nivel de alcohol ronda el 5%. Son características que definen a esta Budweiser que blinda su atenticidad con una IGP.