Patrocinado por

Hacienda eleva la reducción en el IRPF para los autónomos que tributan por módulos

La Voz REDACCIÓN / EUROPA PRESS

AGRICULTURA

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante el debate de los Presupuestos.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante el debate de los Presupuestos. EDUARDO PARRA | EUROPA PRESS

El descuento pasa del 5 al 15 % este año y al 10 % el que viene

03 dic 2022 . Actualizado a las 17:42 h.

El Ministerio de Hacienda ha elevado del 5 al 15 % la reducción sobre el rendimiento neto de módulos para este año y hasta el 10 % para el año 2023, de acuerdo con la orden por la que se desarrolla para el año que viene el método de estimación objetiva del IRPF y del régimen simplificado del IVA por los que tributan muchos autónomos y pymes.

El departamento de María Jesús Montero afirma que este aumento de la reducción del rendimiento neto se debe a la situación económica actual, como una medida de alivio fiscal para este colectivo, que se aplicará a todos los contribuyentes que determinen el rendimiento neto de su actividad económica con arreglo al método de estimación objetiva.

Asimismo, la orden establece que, de cara al 2023 y en relación al IRPF, se mantiene la cuantía de los signos, índices o módulos, así como las instrucciones de aplicación. En cuanto al IVA, la orden también congela para el 2023 los módulos, así como las instrucciones para su aplicación, aplicables en el régimen especial simplificado en el año inmediato anterior.

Medidas para agricultores y ganaderos

Adicionalmente, para las actividades agrícolas y ganaderas, con la finalidad de compensar el incremento del coste de determinados insumos, se establece para los períodos impositivos del 2022 y 2023 que el rendimiento neto previo podrá minorarse en el 35 % del coste de la adquisición de gasoil agrícola y en el 15 % del precio de adquisición de los fertilizantes, en ambos casos, necesarios para el desarrollo de dichas actividades.

Asimismo, Hacienda destaca que como consecuencia del elevado impacto que ha tenido la sequía, así como por el incremento de precios de los costes de los piensos y de la energía eléctrica, se convierten en estructurales las modificaciones que para el 2021 se establecieron para los índices correctores por piensos adquiridos a terceros y por cultivos en tierras de regadío que utilicen, a tal efecto, energía eléctrica. Estas modificaciones también se van aplicar en el período impositivo 2022.

Por otra parte, se revisa para el ejercicio 2023 el tratamiento tributario de las ayudas directas desacopladas de la política agraria común (PAC), de manera que su tributación en proporción a los ingresos de sus cultivos o explotaciones se condiciona a la obtención de un mínimo de ingresos en la actividad distintos del de la propia ayuda directa.