Patrocinado por

Sofragal, la cooperativa donde la castaña se convierte en galleta

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

AGRICULTURA

maruxa alfonso

La firma completa el ciclo de este fruto elaborando productos de repostería

10 oct 2021 . Actualizado a las 23:43 h.

Conseguir que el consumidor valore los productos del sector primario no siempre es tarea sencilla. Lo saben bien en Sofragal, una cooperativa ourensana dedicada a la recuperación de soutos abandonados y a la producción de castaña. Hace unos años, decidieron dar un paso más y transformar sus propios productos, poniendo en marcha una nave en la que secar las castañas y convertirlas en harina. Ahora, se han animado a cerrar el ciclo. Con el fin de mostrarle al consumidor las bondades de la harina que elaboran, se han lanzando a la repostería. Bicas y galletas componen su oferta.

«Constituímosnos no 2013 e no 2019 decidimos construír unha nave para facer fariña de castaña. Hai dous meses empezamos coa repostería», explica Dositeo Álvarez, secretario de la cooperativa. Con ello cerraban el ciclo de este fruto, pues ellos se encargan de «recollida, secado e incluso da recuperación de soutos abandonados, porque queremos aproveitar as variedades autóctonas e non ter que usar variedades novas», añade. Son catorce socios y cuentan, actualmente, con catorce hectáreas. «Collemos entre 20 e 25 toneladas de castaña ao ano», explica.

Están convencidos de la calidad de la castaña gallega, aunque reconocen que el consumidor no siempre la valora adecuadamente. En su producción solo utilizan «a castaña máis san, que a escollemos a man», apunta José Ramón Feijoo, presidente de la cooperativa. «Aquí non se lle da valor á castaña e coma esta tiña un prezo baixo abandonáronse os soutos. Agora costa máis recuperalos», sostiene. Así que para conseguir un mayor precio por sus productos pusieron en marcha una nave para el secado y la elaboración de harina, «para darlle unha saída aos nosos produtos e seguir traballando».