Patrocinado por

Xandra Falcó: «En la gran distribución, es la mujer la que hace la compra; cuando hablamos de grandes vinos eso cambia»

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

AGRICULTURA

Considera que el colectivo femenino ha conseguido hacerse un hueco importante en el mundo del vino

15 sep 2021 . Actualizado a las 10:46 h.

Sobre mujer y vino se habló también ayer en Féminas en una mesa redonda en la que, además de Silvia, estuvo presente Xandra Falcó, bodeguera y presidenta del Círculo Fortuny, Jenny Riesgo, sumiller en Coalla Gourmet, y Beatriz Pérez, fundadora de la bodega Vidas. Todas estuvieron de acuerdo en que, en los últimos años, la situación ha cambiado y en que la mujer se ha hecho un hueco. Todavía quedan cosas por hacer, «la parte que le falta a las mujeres es tener un mayor conocimiento de los clásicos habituales», aseguró Falcó.

La también presidenta del Círculo Fortuny recordó que «la mujer siempre ha estado vinculada al mundo del vino, antiguamente se ocupan de las mesas de selección, de los procesos más delicados». Pero esa situación «ha cambiado completamente. Ahora hay muchas mujeres enólogas, que dirigen la parte de viticultura y que dirigen el mundo de la sumillería». «El sector se considera masculino. Cuando empecé los viticultores tenían en bodega la referencia de alguien masculino y preguntaban por el jefe», relató Beatriz Pérez, que tiene una bodega en la denominación de origen Cangas del Narcea. En su opinión «hay una falta de visibilidad grandísima». Para Silvia García, «el talento no es cuestión de sexo, es cuestión de oportunidades. El mundo del vino, cuando yo empecé, ya estaba abierto a la mujer, ya había un pequeño grupo de mujeres que habían empezado», añadió.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer, aseguraron las ponentes. Falcó destacó que «en la gran distribución son las mujeres que van a hacer la compra. Cuando hablamos de grandes vinos tengo mis dudas que sea la mujer la que haga la compra», Palabras que ratificó Silvia: «A la hora del consumo, los que piden los grandes vinos caros son los hombres. La mujer busca calidad-precio y el hombre tiende más a tener un capricho». Pero es que, «antes bebíamos menos y nos interesaba menos este mundo a las mujeres, pero ahora aprendemos más. De hecho, algunos de los puestos más poderosos del vino lo llevan mujeres, como la crítica del Financial Times o la compradora jefe de Costco. Hay mujeres que han llegado muy arriba y abierto el camino para otras. Yo no creo que haya discriminación en el mundo del vino», concluyó.