Patrocinado por

Repescan fincas  abandonadas de la parcelaria para proyectos que optan a los fondos de recuperación

M.C. REDACCIÓN

AGRICULTURA

Carlos Castro

Son 24.000 hectáreas repartidas en 707 zonas donde podrían habilitarse polígonos agroforestales para cultivo de maíz, frutales, huerta, pinos, frondosas o pastos

03 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Galicia cuenta con 24.000 hectáreas de terreno abandonado repartido en 707 masas de concentración parcelaria que fueron realizadas en diferentes etapas a lo largo de toda la comunidad. Esas zonas son apropiadas para la puesta en marcha de polígonos agroforestales de iniciativa pública para activar ideas de personas que han manifestado su interés de optar a los fondos de recuperación a través de la convocatoria de Manifestación de Interese de Proxectos Autonómicos lanzada por Medio Rural. Su intención: Cultivar maíz, frutales, productos de huerta avalados por los sellos de calidad existentes en Galicia, pinos, frondosas o pastos. La identificación de esos terrenos abandonados en distintos puntos de concentración parcelaria está recogida en un informe elaborado por Medio Rural para identificar cuáles  serían los cultivos más apropiados para cada una de las zonas en las que están ubicados esos terrenos.

Aunque la superficie mínima para crear un polígono es de 10 hectáreas, la Lei de recuperación da Terra Agraria de Galicia establece la alternativa de exceptuar este requerimiento en casos que estén debidamente justificados, sobre todo cuando el promotor del polígono sea una explotación de la zona. De ahí que, en caso de ser necesario, esas 707 zonas de parcelaria con 24.133 hectáreas podrían ampliarse en cerca de 352 masas más de entre 5 y 10 hectáreas. La condición que tengan la mitad de su superficie a mato.  

El informe, que fue presentado este jueves en el Consello de la Xunta, especifica que 61 de las 707 masas de terreno de concentración seleccionadas para priorizar el cultivo de maíz, cereal fundamental para la alimentación del ganado vacuno dedicado a la producción láctea, y de productos de huerta adscritos a un sello de calidad diferenciada, están ubicadas en las provincias de A Coruña y de Ourense. De esas parcelas que suman 1.642 hectáreas, 1.385 tienen capacidad productiva máxima de cara a la práctica de una agricultura intensiva dedicada a esas producciones.