Patrocinado porPatrocinado por

Las primeras pitayas de A Mariña: «Maduran en 35 días, uns cinco días máis que en Huelva»

María Cuadrado Fernández
M. CUADRADO XOVE / LA VOZ

AGRICULTURA

Plantación de pitayas en plena producción en Morás, en el concello de Xove
Plantación de pitayas en plena producción en Morás, en el concello de Xove Tropic Gaia

El 90 % de la fruta recogida la comercializa Tropic Gaia a nivel comarcal

28 ago 2021 . Actualizado a las 17:53 h.

La plantación experimental de pitaya más al Norte de la península está a plena producción en Morás (Xove). A mediados de julio comenzaron a recoger los primeros frutos y confían en continuar con la tarea hasta octubre o noviembre. Es la primera cosecha de esta fruta originaria de ambientes tropicales o subtropicales y, por los datos que aportan los productores, está siendo buena.

Los primeros pasos se dieron en febrero del 2020, cuando se plantaron las 1.160 plantas. Tras muchos cuidados y un plan de estudio constante y activo sobre el cultivo de la también conocida como fruta del dragón, entre finales de mayo y junio pasados llegó la floración. A punto de concluir agosto, en la plantación todavía hay fruta, botones florales y flores para polinizar, explican desde Tropic Gaia, la firma productora y también comercializadora.

El peso de los frutos que se recogen oscila entre los 400 y los 700 gramos y son de la variedad Hybridum, con pulpa de color fucsia. Desde Tropic Gaia indican que los niveles de azúcar varían entre los 16 y los 18 brix (valor que indica la concentración y proporción), una referencia a tener en cuenta para su consumo en fresco, por sabor o para la elaboración de productos, acorde con las normativas.

En esta explotación de pitaya de A Mariña lucense «a froita madura en 35 días, uns cinco días máis que en Huelva, por exemplo, pero deste xeito, e aínda con menos produción, chegamos a un punto máis alto de dulzor», explican fuentes de la empresa, que insisten que es una explotación en ecológico en la que «non lle metemos química ao cultivo».

Consumo local

Las plantas se desarrollan bajo invernadero con temperaturas que oscilan entre los 18 y los 35 grados. La producción de pitayas de Morás es prácticamente en su totalidad de KM 0 (kilómetro cero) y se dirige al consumo local. El 90 por ciento se comercializa a través de la plataforma y tienda física de Amar a Mariña —localizada en Burela— y el 10 % restante, Tropic Gaia lo vende a Frutas Jose, una empresa con varias tiendas en la comarca y Ortegal, y a Frutería O Castiñeiro, de Lugo.

De momento, las pitayas se siguen recolectando a diario, lo que asegura frescura al 100 %. «Este ano esperemos que se consuma toda a producción aquí, na comarca, pero hai que ter en conta que estas plantas ata o quinto ano van duplicar a produción. A medida que pase o tempo haberá que ir mirando outras froiterías ou outros puntos de venda», explican, sin descartar atender también al sector hostelero o, aprovechando las propiedades del fruto, experimentar con la producción de conservas u otros elaborados.

Aunque de forma mayoritaria lo que comercializan ahora sea fruto de la variedad Hybridum —vendieron de momento poca cantidad de Undatus—, a partir de septiembre entrarán en producción todas las variedades: Tesoro, Costa Rica... Desde la firma inciden en que es una plantación piloto en la que todo son novedades. Eso sí. Confirman que están siendo meses de trabajo: «Houbo noites de polinizar 140 frores, o que equivalería a unha produción duns 70 quilos de froita».