Patrocinado por

Hace 30 años, la patata de Galicia se vendía ya con un sello oficial de calidad

Xosé María Palacios Muruais
XOSÉ MARÍA PALACIOS VILALBA / LA VOZ

AGRICULTURA

La patata sigue siendo un cultivo muy presente en muchas zonas de Galicia
La patata sigue siendo un cultivo muy presente en muchas zonas de Galicia MIGUEL VILLAR

La Terra Chá aparecía como una de las principales zonas productoras

04 ago 2021 . Actualizado a las 22:03 h.

A finales de los ochenta y a principios de los noventa, en el campo gallego se daba un proceso de transformación. Había quedado atrás la emigración; la mecanización y las concentraciones parcelarias estaban acabadas en marcha o vistas como una necesidad, y aparecían otros cambios. Lo que hasta entonces era visto como tradicional y habitual comenzaba a concebirse como sinónimo de calidad con un valor añadido: no era solo el interés del consumidor en el mercado el factor importante, sino que el apoyo de las administraciones suponía un respaldo oficial.

Así surgieron sellos como el de Produto Galego de Calidade, en el que entraba la patata. Hace 30 años, se realizaba el balance de la primera campaña, en la que se habían vendido 200.000 kilos del tubérculo. La provincia tenía protagonismo, pero además se esperaba que su presencia fuese aumentando: la comarca de Terra Chá era vista como una de las grandes productoras, junto con Bergantiños y A Limia.

Según los criterios de 1991, Xermade, Vilalba y Cospeito eran los municipios con más posibilidades, igual que algunas parroquias de Abadín. La variedad kennebec era la que se podía comercializar con ese sello oficial. La consideración de Produto Galego de Calidade amparó también, en esa etapa, la ternera o la miel. El reconocimiento que brinda un sello oficial fue acompañado del inicio de la celebración de fiestas gastronómicas. En O Santo (Vilalba), se llegó a organizar, algunos años, una fiesta de exaltación de la patata, aunque no tuvo continuidad.