Patrocinado por

El 061 asistió en 26 meses a 63 personas en accidentes de tractor en el área de Santiago y 11 fallecieron

j. g. SANTIAGO / LA VOZ

AGRICULTURA

Accidente mortal con un tractor, en imagen de archivo
Accidente mortal con un tractor, en imagen de archivo ALBERTO LÓPEZ

Intervino en 59 siniestros y trasladó a 38 personas a hospitales, con heridas muy graves

26 abr 2021 . Actualizado a las 09:44 h.

Entre enero del 2019 y el 28 de febrero de este año el 061 intervino en 59 accidentes de tractor en el área sanitaria de Santiago, en los que fallecieron 11 varones. Asistió a 63 personas heridas, y trasladó 38 a hospitales (35 al Clínico y 3 a otros centros). De estos siniestros, 37 ocurrieron en 18 de los 25 municipios del área metropolitana de Santiago, 14 en las comarcas pontevedresas de Deza y Tabeirós, 7 en Barbanza y uno en Valga; donde más, en Santiago y A Estrada (5 en cada) y en Melide (4). Dieciocho de las personas accidentadas tenían 70 o más años, 16 entre 60 y 70; 8 entre 50 y 60, 7 entre 40 y 50, y 14 entre 20 y 40 años. En el 2019 ocurrieron 31 accidentes; 24 el año pasado, un 22 % menos, en lo que influyó el confinamiento; y en los dos primeros meses de este año acudió a 4 más.

El 061 detalla asimismo que en 9 ocasiones desplazó un helicóptero al lugar del accidente, y también utilizó hasta 61 ambulancias, además de desplazar a 18 médicos para asistir a las personas implicadas.

Los accidentes más graves suelen ocurrir en explotaciones de pequeño o mediano tamaño y con tractores antiguos, que salen para buscar leña o hierba, o preparar una finca, y no regresan tras el accidente. Si el vehículo no tiene sistemas de seguridad y quien lo conduce es de edad avanzada hay más probabilidad de que tenga peores consecuencias. Las explotaciones más grandes utilizan tractores más modernos, con apoyos a la conducción y a la frenada, con barras antivuelco y otras medidas que favorecen la seguridad.

«Moitos accidentes de tractor, sobre todo cando afectan a persoas xubiladas, non se consideran laborais, senón de tráfico ou domésticos. Os laborais están regulados por lei e son investigados; para os que non o son e se producen máis no ámbito persoal non hai nada regulado. Por iso o Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral debería facer algunha campaña de prevención orientada para maiores de 65 anos que utilizan tractores e outras máquinas», afirma José M. Ponte, de Unións Agrarias. Parte de estos siniestros se evitarían si se cumpliesen bien las instrucciones de la máquina que utilizan, agrega Ponte.

MERCE ARES

«Saín ben parado dos sinistros que tiven»

 

u. lópez

Para xuño cumpriranse 17 anos do accidente de tractor que sufriu José Martínez Guillermes, veciño de 70 anos de Agrafoxo, na parroquia de Urdilde, en Rois. Daquela era gandeiro e ese día saíu a baleirar unha cisterna de xurro a unha parcela que, segundo conta, «tiña bastante pendente». Recoñece que «andaba apurado», polo que entrou rápido marcha atrás na parcela. O tractor fóiselle en prancha, caendo na leira e envorcando de medio lado.

«Eu quedei tirado dentro da cabina; se non chega a tela quedo debaixo do tractor», relata. El saíu polo propio pe, pero notou «algo na cadeira e tiña unha rotura pequena». Estivo ingresado uns quince días, pero recoñece que tivo «moita sorte». José aínda conserva o tractor no vello establo, onde está tamén outro máis antigo co que tamén envorcou nunha ocasión. «Moito medo cos golpes que levei non collín; igual é porque saín ben parado, sinala. «Daquela un andaba sempre apurado e o apuro nin os despistes son bos», conta antes de asegurar que «tiñamos moita sorte porque por onde andabamos era un perigo tremendo».

«Hai casos moi graves que son por descoidos»

 

J. GÓMEZ

Os accidentes de tractor «case sempre son graves e as intervencións moi complexas, son dos traballos máis complicados para nós. Temos trasladado a persoa accidentada por un lado e unha extremidade amputada por outro para ver se lla poden reimplantar», afirma José Manuel Castro, médico do 061 desde hai 24 anos.

A primeira dificultade, acrecenta, é dar coa persoa: «ás veces hai que chegar a ela nun todoterreo ou noutro tractor, non hai outra maneira, por estaren en leiras sen bo acceso. E son doentes moitas veces moi afectados, politraumatizados, con problemas de respiración, hemorraxias internas, fracturas, esmagamentos, amputacións ou atrapados».