Urgen más controles para evitar que pesticidas no autorizados lleguen a los alimentos

La EFSA ha detectado niveles superiores a los permitidos en un 2% de las muestras de productos de la cesta de la compra analizados, pero dice en un informe que es «poco probable» que la exposición alimentaria a los residuos de plaguicidas detectadas planteen un problema para la salud de los consumidores


redacción

El control en el uso de pesticidas o plaguicidas es una de las batallas a las que se enfrenta la UE. De hecho, el año pasado la Comisión Europea anunció su intención de reducir su uso en un 50 % en un plazo de diez años. No será una labor fácil. Porque en los últimos tiempos ha tenido que lidiar, por ejemplo, con el debate abierto en torno al uso del glifosato, lo que ha acabado prorrogando el uso de este pesticida. Y como los pesticidas pasan de la tierra a los cultivos o a los animales la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) acaba de publicar su último informe sobre la presencia de plaguicidas en alimentos. Tras analizar 96.302 muestras elegidas al azar de productos de alto consumo procedentes tanto de estados de la UE como de terceros países, concluye que aunque «es poco probable que la exposición alimentaria a los residuos de plaguicidas detectados en el 2019 planteen un problema para la salud de los consumidores», la EFSA realiza una serie de recomendaciones para mejorar el control en el uso de pesticidas. De ahí que insta a cada Estado miembro a buscar la razón de por qué en algunos alimentos cultivados en países de la UE han detectado la presencia de pesticidas no autorizados que sobrepasan los porcentajes legales: «Han hallado repetidamente varios plaguicidas no aprobados por la UE en alimentos muestreados aleatoriamente cultivados en la UE a niveles que excedían los límites legales. Dado que estos resultados indican posibles usos indebidos de sustancias activas no aprobadas, se recomienda que los Estados miembros hagan un seguimiento de estos hallazgos, investigando las razones de su presencia para que tomen medidas correctivas cuando corresponda», dice el informe.

Además ruega, por ejemplo, extremar los controles sobre las espinacas, después de haber detectado que es una de las verduras donde más se sobrepasan los límites de pesticidas permitidos. Al mismo tiempo, según el informe, han llegado a encontrar hasta 5 pesticidas no autorizados que exceden sus límites legales: clorotalonil , clotianidina, ciflutrina, metomil y permetrina.

El informe hecho público esta semana ha analizado un total de 96.302 muestras de los principales alimentos de la cesta de la compra cultivados en los países de la UE (un 63%), en terceros estados (25,3%), además de algunas de origen desconocido (11,3%). De todas esas muestras, un 96,1 % estaban dentro de los límites legales de presencia de estas sustancias. Por otra parte, dentro del Programa de Control Coordinado de la UE, la EFSA analizó unas 12.579 muestras. De ellas, un 98% cumplían con los baremos legales. Pero dentro de estas últimas, un total de 241 241 (un 2 %) contenían residuos que superaban los límites máximos permitidos, de los cuales, el 1 % acabó con la apertura de acciones legales.

La leche de vaca, un alimento que no excede los niveles permitidos

Los productos analizados fueron, en concreto, manzanas coles, lechugas, espinacas, fresas, tomates, avena en grano, cebada en grano, uvas negras y rojas para la producción de vino, grasa de cerdo y leche de vaca. Mientras en este último producto no se encontraron niveles de pesticidas superiores a los que marca la ley como ya ocurrió en las analíticas realizadas en el 2016 dentro del plan de control coordinado europeo, hay productos como en el caso de las fresas en el que la presencia de plaguicidas por encima de los topes permitidos aumentó en los últimos tres años al pasar de una presencia de un 1,8 % de pruebas a un 3,3%. El aumento de la presencia de esas sustancias en una cantidad que excede los límites legales también fue detectada en repollos (pasó del 1,1 al 1,9%), uvas (0,4 al 0,9%) o grasa porcina (0,1 al 0,3%).

Por contra, los niveles bajaron en los melocotones (del 1,9 % al 1,5 %), las lechugas (del 2,4 % al 1,8 %), las manzanas (del 2,7 % al 2,1 %) y los tomates (del 2,6 % al 1,7 %).

Muestras recogidas en España

En cuanto a los resultados de las muestras recogidas en España, un 2,4% del total, el informe por países comenta que «los resultados recogidos en el 2019 son muy satisfactorios; el programa de muestra se ha llevado a cabo de acuerdo con el plan, y los resultados analizados muestran una gestión precisa y responsable de los plaguicidas y cumple la legislación vigente. (...)  Aunque se detectó la presencia de algunos plaguicidas en algunas muestras de alimentos para bebés, estaban por debajo del límite permitido, por lo que todos  cumplían norma».

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
5 votos
Comentarios

Urgen más controles para evitar que pesticidas no autorizados lleguen a los alimentos