Patrocinado por

¿Pueden los murciélagos acabar con la couza que ataca a las patatas?

maría Cedrón REDACCIÓN

AGRICULTURA

Foto de un ejemplar de Myotis myotis (morcego rateiro grande)
Foto de un ejemplar de Myotis myotis (morcego rateiro grande) zeltia lópez

La alianza entre agricultores y naturalistas permite recuperar biodiversidad y mantener a raya las plagas que afectan a la agricultura

09 dic 2020 . Actualizado a las 12:47 h.

La Naturaleza es sabia. Tanto que cada insecto, cada planta, cada pequeño mamífero juega un papel como parte fundamental de esa arquitectura que compone los ecosistemas. Porque toda esa biodiversidad es la que mantiene el equilibrio natural que constituye una de las principales barreras contra las plagas. De ahí que desde la UE quieran impulsar desde la política agraria común (PAC) la biodiversidad en los ecosistemas agrarios como parte de la arquitectura verde que quieren construir. La cuestión ahora, como explica el investigador del Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM) Xoán Castro, es saber qué tipo de «boas prácticas agrarias» son las más favorables para atraer hacia nuestras zonas de cultivo esa fauna capaz de mantener a raya plagas como, por ejemplo, la rata-toupa que trae en jaque a los agricultores de la montaña lucense o la couza de la patata que todavía mantiene cerrados al cultivo varios concellos de Galicia. «É unha líña de investigación prometedora, ligada a o avance das novas tecnoloxías que permiten obter moita información da presencia, identificación é habitos da fauna (radiotransmisores, gravadoras acusticas, cámaras de fototrampeo… así como a metodoloxía de “Metabarcoding” que mediante secuenciación de ADN e bioinformática permite identificar unha amplia variedade de especies presas, como bolboretas nocturnas, a partir das mostras de feces dos morcegos, ca que se pode saber de que tipo de pragas se alimenta cada especie Así, nun futuro os agricultores poderían ser asesorados por naturalistas para saber cómo atraer os animais que poden colaborar con eles nesa tarefa de control de pragas ou de mellora da sáude do solo, e tamén como conservar a paisaxe en mosaico, os diferentes usos do solo, as rotacións, para evitar os monocultivos que fomentan as pragas e enferman os solos», apunta.

Estos asuntos fueron puestos sobre la mesa en una jornada técnica organizada por el Centro de Investigación Agrícola Mabegondo y el Grupo Naturalista del Hábitat sobre cómo utilizar fauna útil para el control de plagas en la agricultura gallega. Y ahí fue donde saltaron proyectos de investigación como, por ejemplo, las posibilidades de usar murciélagos para controlar la couza. ¿Cómo? «Esa foi unha das cuestións abordadas na xornada. Os morcegos, que poden esconderse durante o día nas árbores que medran nos peches das fincas, son animais nocturnos que se alimentan de mariposas nocturnas». En la actualidad los murciélagos están usándose en los arrozales del Delta del Ebro: «Alí, como explicaron na xornada, ao non haber árbores onde poidan refuxiarse, colocáronlles unhas caixas niño para que puideran durmir polo día», comenta también el investigador.

El papel del murciélago

Porque como explica Zeltia López, del grupo Drosera, «hai estudos científicos que avalan que os morcegos insectívoros (as 26 especies que temos en Galicia) son grandes consumidores de insectos de diversos tipos (mosquitos, avelaíñas...) e que xa sabemos que xogan un papel clave na regulación das súas poboacións. Entón, se hai morcegos, hai control de plagas». La investigadora también comenta que hay muchas especies «que depredan avelaíñas coma a couza da pataca, aproveitan os picos nas súas poboacións e incluso poden desprazarse das súas zonas de caza habitual en resposta a esta dispoñibilidade de alimento».