Patrocinado por

El sector del plátano no quiere un precio mínimo por temor a la banana

M.C. REDACCIÓN

AGRICULTURA

OSCAR CELA

Dicen que su establecimiento, como manda la Ley de la Cadena, no les permitiría competir con las bajas tarifas del producto foráneo. El Senado debatió ayer una enmienda  para declarar la fruta insular como una excepción necesaria

03 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Dicen que la competencia es brutal. Ya se nota cuando se va al supermercado y se compara el precio de un kilo de plátanos de Canarias con el de uno de bananas de Costa Rica o de Ecuador, por ejemplo. Otra cosa es que en el lineal tenga que haber de todo porque para gustos, colores. El producto canario es quizá un poco más dulce que la prima centroamericana que acostumbra a verse en las fruterías. No menos que las baby bananas que pueden hallarse en fruterías gourmet. Pero más allá de que los consumidores se decanten por el sabor de una u otra fruta, lo que preocupa a los productores de plátano canarios, agrupados en Aprocan, son los precios. Su temor ha ido creciendo a medida que iban avanzando los trámites para la aprobación de la Ley de la Cadena que preveía marcar un precio mínimo para todas las transacciones de todo tipo de categorías de plátano realizadas por los productores de este archipiélago.

Porque por paradójico que pueda parecer, mientras en Galicia los ganaderos y agricultores están partiéndose el cobre para que algún organismo independiente establezca unos precios de referencia a los que atenerse a la hora de suscribir sus contratos con la industria y la distribución para que no les paguen por debajo de costes, los plataneros canarios claman por la libertad de tarifas apelando a que, de lo contrario, estaría dándosele vía libre a la entrada en masa de bananas de terceros países. Todo esto, dicen, en el contexto del libre mercado.

«Las características de nuestro sector son especificas, ajenas a toda norma europea y con una competencia que es 100 % internacional», explicaba Domingo Martín, presidente de Asprocan. De ahí que de establecerse un precio mínimo, el producto nacional no podría competir con los bajos costes de la fruta foránea. Calculan que podría suponer la destrucción de entre un 30 y un un 40 % de la producción de plátano canario.

Por eso, han pedido que se incluya en la Ley de la Cadena al plátano como una excepción necesaria de la norma. La demanda fue recogida en una enmienda de Coalición Canaria, PP, ASG, Ciudadanos, ERC, PNV e Izquierda Confederal al texto aprobado en la Comisión de Agricultura del Senado y que ayer fue debatido en el pleno de dicha Cámara. Pero no pudo ser porque la enmienda fue rechazada. Lo que se aprobó en el pleno fue la propuesta de ley de Medidas Urgentes para la Agricultura.