La inesperada subida de la cotización del maíz en Chicago dispara las alarmas en el sector cerealístico

La mala cosecha en Ucrania y una fuerte demanda en China con algunos de los factores que explican el incremento de un 28 % registrado en solo dos meses en la bolsa norteamericana. En España esto se refleja en la lonja de León, donde la tonelada de maíz ha llegado a los 206 euros


redacción

No lo esperaba prácticamente nadie, pero sucedió. Desde que el pasado 7 de agosto la cotización del maíz en la Bolsa de Chicago tocará mínimos al bajar hasta los 3,23 dólares el bushel (medida usada en el mercado norteamericano que en el caso del maíz equivale a 25,4 kilos), el precio de este cereal ha ido experimentando un ascenso constante hasta alcanzar este martes los 4,16 dólares por bushel. Más allá de que el maíz sea un ingrediente fundamental, junto a la soja, del alimento del ganado vacuno en granjas que dependen de la compra de insumos fuera de la explotación, lo que ha hecho saltar las alarmas en el sector cerealístico es que el maíz, como dice el presidente de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), Marcos Martínez, «es como un director de orquesta que marca la pauta del resto de cereales».

Es decir, cuando el maíz sube lo normal es que arrastre hacia arriba el precio del trigo o la cebada. Pero es que además la soja, uno de los cereales que escapan a su batuta y que es otro ingrediente fundamental en la elaboración de piensos para el ganado, también está subiendo.  Repasando los datos de Chicago la cotización de este cereal, otro de los principales cultivos junto al maíz en el Medio oeste estadounidense, ha pasado de los 8,5 dólares el bushel el pasado mes de mayo a los 10,82 alcanzados este mes.En el caso de la soja el bushel equivale a 27,22 kilos.

¿Qué ha pasado entonces para que se haya producido este incremento? Marcos Martínez lo atribuye a tres factores fundamentales que nublan las favorables consecuencias que tendría en el sector la buena cosecha de maíz registrada esta campaña en España. La cuestión es que, mientras el maíz en la Península logró unos niveles de producción muy altos, no ocurrió lo mismo en Ucrania, uno de los países que concentran la importación de este cereal por parte de España. En paralelo, la demanda de maíz de China creció en unos 15 millones de toneladas este año. Pero a esos dos factores todavía se suma un tercero: «No sabemos qué pasará en los campos de Ucrania o en los rusos el año que viene porque ahora están sembrando en seco», apunta Martínez.

Los tres elementos juntos explican por qué la cotización de la tonelada de maíz en origen en la lonja de León ronda estos días los 206  euros, un precio que llega a los 210 en la descarga en el puerto de Tarragona. «Entrando en el puerto de A Coruña podría llegar a los 220 euros la tonelada», estiman desde el colectivo de Accoe. No hay que bajar la guardia, por tanto, porque como añaden estas cotizaciones de la materia prima representan un crecimiento de los costes de producción de los piensos. 

Con todo, en Galicia los fabricantes de piensos suelen surtirse del cereal que entra en el puerto de A Coruña desde países como Argentina o Brasil o en el mercado nacional. 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

La inesperada subida de la cotización del maíz en Chicago dispara las alarmas en el sector cerealístico