Los «agricultores de sofá», el nuevo frente abierto entre el Consejo de la UE y la Eurocámara

El Parlamento europeo dice que los gestores de aeropuertos, servicios ferroviarios o instalaciones deportivas no deben ser beneficiarios de estos fondos, mientras que los Veintiesiete quieren dejar en manos de cada Estado la definición de «agricultor genuino»


Bruselas

El pleno del Parlamento Europeo ha pedido este jueves que la nueva política agrícola común (PAC) destine sus ayudas a aquellos profesionales que desarrollen «al menos un nivel mínimo de actividad agraria», de forma que queden excluidos de las mismas los llamados «agricultores de sofá». La Eurocámara ha votado a lo largo de esta semana sus líneas rojas de cara a las negociaciones que deben comenzar en las próximas semanas con los gobiernos de la UE para acordar los tres reglamentos que compondrán la PAC a partir del 2023.

En ellas, los eurodiputados descartan el concepto de «agricultor genuino» que propuso la Comisión Europea y recuperan el de «agricultor activo». Con esta definición, el Parlamento Europeo quiere blindar las ayudas para que lleguen a agricultores y ganaderos que desarrolla una verdadera actividad del sector primario.

De hecho, la enmienda aprobada por los eurodiputados especifica que los países deberán definir al agricultor «activo» en sus legislaciones nacionales de forma que garantice que no se concedan pagos directos a personas físicas o jurídicas «que gestionen aeropuertos, servicios ferroviarios, instalaciones de abastecimiento de agua, servicios inmobiliarios, instalaciones deportivas y recreativas permanentes».

En concreto, tendrá que asegurar que sólo se conceden ayudas a la renta a «personas físicas o jurídicas, o grupos de personas físicas o jurídicas, que desarrollen al menos un nivel mínimo de actividad agraria y proporcionen bienes públicos de conformidad con los objetivos del plan estratégico de la PAC».

Esta definición aprobada por la Eurocámara choca de frente con la posición acordada por los ministros de Agricultura de los Veintisiete en la reunión a comienzos de la semana que se prolongó durante 42 horas. En particular, los gobiernos de la UE acordaron eliminar completamente la definición de agricultor «genuino» que proponía el Ejecutivo comunitario y dejaron margen para que cada Estado miembro adopte su propio concepto al respecto.

Así, en el texto de compromiso pactado por los Veintisiete y que defenderán en las negociaciones únicamente se establece que «los Estados miembros determinarán en sus planes estratégicos de la PAC qué agricultores y ganaderos podrán ser considerados como «agricultores genuinos» sobre la base de criterios objetivos y no discriminatorios».

La definición de agricultor 'genuino' o 'activo', por tanto, amenaza con ser uno de los principales puntos de fricción entre el Consejo de la UE (los países) y el Parlamento Europeo en sus rondas de negociación para sacar adelante la nueva PAC.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Los «agricultores de sofá», el nuevo frente abierto entre el Consejo de la UE y la Eurocámara