No tire las hojas secas, haga compost

El follaje que cubre en otoño el césped no es un residuo, es una materia orgánica que además de fertilizar, fomenta la biodiversidad en el jardín. Este es el truco para conseguir abono a partir de estos restos orgánicos.


redacción

El césped se ha teñido de marrón y tonos rojizos. Hojas de sauce llorón, de manzano... salpican la hierba. Es otoño. Y la recogida de las hojas es una labor imprescindible para mantener limpio el jardín. Pero como explica el profesor de la Centro de Formación y Experimentación Agraria de Guísamo, Lois Arenas, «non hai que pensar nas follas coma un residuo». Todo lo contrario. Porque más allá de poder convertirse en un abono orgánico extraordinario, inunda el jardín de biodiversidad. «Un xardín ten que aportar biodiversidade. Ten que haber lombrices e outro tipo de insectos que logo son beneficiosos no momento de controlar pragas que poidan afectar ás prantas», comenta.

La segunda vida de las hojas secas no solo será beneficiosa para el jardín también para la huerta porque ese compost, además de resultar totalmente ecológico, está cargado de nutrientes. La razón no es otra más que las hojas son una fuente de materia orgánica fibrosa por todos los minerales que los árboles absorben del suelo y que, en última instancia, van a parar a las hojas.

Pero cómo hacer ese compost: «O que temos que facer coas follas para facer ese abono é xuntalas en montonciños e agardar a que se descompoñan», apunta Arenas. Luego las condiciones meteorológicas van a determinar el tiempo necesario para que ese abono esté listo para alimentar a las plantas, árboles o arbustos. Con hacer un montón basta, pero los que quieran evitar que el viento vuelva a esparcir las hojas por todo el jardín pueden hacer un pequeño almacén de hojas usando malla y unas tablas.

Las hojas descompuestas pueden aplicarse sobre la tierra que rodea el tronco de los árboles o arbustos. No cabe duda de que ese es un abono que fomenta la economía circular. 

Pero aquellos que quieran obtener un abono un poco más líquido pueden añadir agua a la mezcla de hojas. ¡Ojo que las de eucalipto o pino no son muy aconsejables porque aceleran el proceso!. ¿Cómo hacerlo? Hay varios métodos. Uno puede ser usando un cubo viejo en el que han de echarse las hojas mezcladas con un poco de agua. No hay que ponerlo la mezcla al sol, pero no es necesario taparla. Tampoco está de más revolverla de vez en cuando. Después de una semana macerando la mezcla puede colarse aplicando ese líquido a las plantas.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

No tire las hojas secas, haga compost