A los agricultores bien que les importa un bledo

El amaranto es una planta invasora que crece entre el maíz o en las cunetas


redacción

Hay una hierba que crece entre el maíz. Es fácil verla también en las cunetas o incluso en arenales húmedos. Es una planta que, no se sabe muy bien cómo, cruzó el Atlántico desde América camuflada entre otras especies de cultivo importadas para saciar el estómago y animar los paladares de los europeos con más sabores. Esa planta importa, y mucho, a los agricultores porque ha logrado extenderse por toda la comunidad. Porque el amaranthus retroflexus, el amaranto o bledo, es una mala hierba que puede causar graves pérdidas económicas a los agricultores. Porque, aunque resulta fácil de arrancar, hay que hacerlo. Además es fuerte, tolera la sequía y, como no, le encanta el nitrógeno. No le gusta que las plantas le hagan sombra y, por ello, es capaz de extender su tallo por encima del resto en busca del calor del sol.

Pero cómo puede mantenerse a raya antes de que haya que deslomarse retirándola a mano. Un manual elaborado por la Consellería de Medio Ambiente con la colaboración de la UE ofrece varias alternativas. Explica que los mecanismos de control mecánico son una herramienta muy útil cuando las plantas son todavía jóvenes. En ese caso suele bastar con segar o rozar a ras del suelo para evitar que las ramas laterales rebroten y florezcan.

Lucha biológica

Aunque este no es un método para dejar de lado, en el mismo manual apuntan que en los ámbitos agrícolas podría sustituirse el uso de herbicidas —una práctica en línea con los mandatos de Bruselas— por la lucha biológica. En este sentido, el documento apunta que se han contabilizado unos 241 enemigos naturales de las 21 especies de amaranthus. Concretamente hablan de casos de éxito como el A.spinosus en Tailandia, donde el agente biológico Hypolixus truncatulus o el coleoptera fue tan eficaz que pudo sustituir totalmente el uso de herbicidas. También observaron que el hongo phomopsis amaranthicola es selectivo contra especies del género del bledo y, al mismo tiempo, es lo suficientemente dañino como para poder controlar su población.

Como no se puede eliminar es usando el pastoreo porque la gran cantidad de nitrógeno que tiene en las hojas puede acabar resultando venenoso.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
3 votos
Comentarios

A los agricultores bien que les importa un bledo