Patrocinado por

Dos de las 93 bodegas acapararán casi el 50% de la uva en Ribeira Sacra

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

AGRICULTURA

Vendimia para la bodega Algueira, una de las más marugadoras en Ribeira Sacra
Vendimia para la bodega Algueira, una de las más marugadoras en Ribeira Sacra

La producción rondará los cinco millones de kilos en una cosecha a la baja

01 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Las heladas y los intensos ataques de hongos que padecieron los viñedos pasarán factura a Ribeira Sacra en una vendimia que de nuevo adelantó su comienzo a la última semana de agosto. Pero el mercado de la uva también se verá condicionado por factores ajenos a los caprichos de la meteorología. Muchas bodegas tendrán que reducir hasta mínimos la demanda de materia prima por una simple cuestión de espacio: el coronavirus ralentizó las ventas y no hay dónde meter una nueva cosecha. Las marcas de mayor volumen, las de mayor presencia en las grandes superficies, parecen llevarlo mejor que los pequeños y medianos productores.

Son más de noventa las bodegas inscritas en la denominación de origen Ribeira Sacra. Las que capitalizan la demanda de uva, sin embargo, se cuentan habitualmente con los dedos de una mano. Dos de ellas podrían acaparar esta vendimia en torno al 50% de la producción total, que rondará previsiblemente los cinco millones de kilos. Solo en Rectoral de Amandi podrían entrar en la presente campaña en torno a un millón y medio de kilos de uva. Ponte da Boga no llega a esas cifras, pero se afianza con diferencia como la segunda bodega más importante de la denominación de origen.

La cosecha récord del pasado año, de 7,2 millones de kilos, fue acogida con satisfacción generalizada por el sector. El mercado generaba entonces demanda suficiente para digerir un volumen de producción al que solo se había aproximado la denominación de origen en el 2011 (6,9 millones de kilos). Pero las expectativas de las bodegas cayeron como un castillo de naipes con la crisis sanitaria. El golpe es especialmente duro para las bodegas que dirigen sus ventas exclusivamente a hostelería y restauración, mayoría en Ribeira Sacra. Algunas no solo dejarán de pujar por la compra de uva en esta vendimia. Parte de la cosecha de viñedos propios que hasta hace poco les resultaba insuficiente se venderá al mejor postor.