Dos de las 93 bodegas acapararán casi el 50% de la uva en Ribeira Sacra

La producción rondará los cinco millones de kilos en una cosecha a la baja

Vendimia para la bodega Algueira, una de las más marugadoras en Ribeira Sacra
Vendimia para la bodega Algueira, una de las más marugadoras en Ribeira Sacra

MONFORTE / LA VOZ

Las heladas y los intensos ataques de hongos que padecieron los viñedos pasarán factura a Ribeira Sacra en una vendimia que de nuevo adelantó su comienzo a la última semana de agosto. Pero el mercado de la uva también se verá condicionado por factores ajenos a los caprichos de la meteorología. Muchas bodegas tendrán que reducir hasta mínimos la demanda de materia prima por una simple cuestión de espacio: el coronavirus ralentizó las ventas y no hay dónde meter una nueva cosecha. Las marcas de mayor volumen, las de mayor presencia en las grandes superficies, parecen llevarlo mejor que los pequeños y medianos productores.

Son más de noventa las bodegas inscritas en la denominación de origen Ribeira Sacra. Las que capitalizan la demanda de uva, sin embargo, se cuentan habitualmente con los dedos de una mano. Dos de ellas podrían acaparar esta vendimia en torno al 50% de la producción total, que rondará previsiblemente los cinco millones de kilos. Solo en Rectoral de Amandi podrían entrar en la presente campaña en torno a un millón y medio de kilos de uva. Ponte da Boga no llega a esas cifras, pero se afianza con diferencia como la segunda bodega más importante de la denominación de origen.

La cosecha récord del pasado año, de 7,2 millones de kilos, fue acogida con satisfacción generalizada por el sector. El mercado generaba entonces demanda suficiente para digerir un volumen de producción al que solo se había aproximado la denominación de origen en el 2011 (6,9 millones de kilos). Pero las expectativas de las bodegas cayeron como un castillo de naipes con la crisis sanitaria. El golpe es especialmente duro para las bodegas que dirigen sus ventas exclusivamente a hostelería y restauración, mayoría en Ribeira Sacra. Algunas no solo dejarán de pujar por la compra de uva en esta vendimia. Parte de la cosecha de viñedos propios que hasta hace poco les resultaba insuficiente se venderá al mejor postor. 

Otra cara de la moneda

Rectoral de Amandi es la otra cara de la moneda. No solo recogerá la uva de todos sus proveedores, sino que está cerrando contratos de tres años con viticultores que vendieron la pasada cosecha a otras bodegas. La mayor empresa de la denominación de origen mantiene precios e incluso ampliará catálogo con el primer blanco que elabora con el sello de Ribeira Sacra.

El consejo regulador estima que las complicaciones que sufrió el viñedo en esta campaña se traducirán en una merma de alrededor del 20% con respecto a un campaña normal. Tomando como referencia los últimos años la producción media se situaría en torno a los seis millones de kilos de uva. La próxima semana está previsto que se reúnan los vocales que integran el pleno para tomar una decisión sobre la fecha de inicio de la vendimia con carácter general. Parra ello, tendrán sobre la mesa un informe del departamento técnico de la denominación.

Régoa también adelanta la recolección

El personal del departamento técnico del consejo regulador de Ribeira Sacra intensifica los muestreos a pie de viña cuyo seguimiento permitirá establecer la fecha recomendada de comienzo de la vendimia en el conjunto de la denominación de origen. Los controles de maduración consisten en la recogida planificada de uva que luego permite medir en el laboratorio la evolución de su contenido en azúcares. Las muestras se retiran en distintos puntos de una misma parcela y en viñedos seleccionados de antemano en las diferentes subzonas, con el fin de conseguir que los datos sean lo más representativos posibles.

La fecha de inicio de la vendimia se establece con arreglo a una estimación media del avance de la madurez alcohólica de la uva. Por su carácter hegemónico en esta denominación de origen, los controles se centran en la variedad tinta mencía. Lo habitual es que el pistoletazo de salida para la recolección en el conjunto de la Ribeira Sacra no llegue antes del 15 de septiembre, aunque se pueden solicitar autorizaciones si es preciso sin tener que esperar a esa fecha.

 Tendencia al adelanto

Las vendimias tienden a adelantarse en los últimos años sobre las fechas que tradicionalmente se consideraban habituales. En el 2019 la abrió una bodega de la subzona de Amandi el 28 de agosto, si bien la recolección no se permitió con carácter general hasta el día 19 de septiembre. Este año fue la bodega ourensana Ronsel do Sil la que inauguró la campaña vitícola el 26 de agosto. Al día siguiente, Algueira inició la recogida de la variedad tinta merenzao.

Este lunes era Adega Régoa la que vendimiaba mencía en sus viñedos de la ribera de Amandi. La recogida de la uva blanca, especialmente de la variedad godello, se generalizará en el transcurso de esta semana.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Dos de las 93 bodegas acapararán casi el 50% de la uva en Ribeira Sacra