La doble vida del pimiento de Padrón

Viravolta Cocina Retornada crea la salsa Vietnam a partir de esta hortaliza


redacción / la voz

A Patricia Elola y a Martín Crusat no les gusta desperdiciar alimentos. Odian que las hortalizas se les echen a perder. Y fue gracias a esa filosofía del cero waste, que un día decidieron darles a unos pimientos de Padrón que tenían en casa una vida más allá de la sartén, rescatando una práctica omnipresente en la cocina de las abuelas. Estaban a punto de pasarse, de volverse rojos como cualquier hortaliza de este tipo al madurar, y Patricia decidió hacer salsa. «Tenemos una bodega, Adega do Vimbio, en Goián. Como habíamos vivido fuera, nos gustan mucho los fermentados. Para muestra, el vino. Y decidimos probar haciendo una salsa fermentada con los pimientos que ya se habían puesto rojos», recuerda. Elaboró unos cinco litros. Fue un éxito entre los allegados que la probaron.

Y de ese modo nació el proyecto Viravolta Cocina Retornada. La idea, darle otra vida pimiento de Padrón. De momento, bajo el nombre de salsa Vietnam, se deja ver en algún que otro restaurante o tienda gurmet.

Ni el nombre de la iniciativa, ni el de la salsa, son casualidad. Martín es de Tui; Patricia, de Madrid. Y juntos estuvieron viviendo en Holanda y también en Vietnam durante tres años. En ese último país son populares las salsas En Asia se emplean mucho como condimento, sobre todo en sopa. Allí acostumbraron su paladar a esos sabores. Pero por qué no trasladarlos a Galicia usando materia prima del país, de kilómetro cero. La receta de la salsa es suya, la materia prima la compran a la Sociedad Agrícola de Transformación A Pementeira y la producción la realiza una conservera de Verín. Todo queda en casa, en Galicia. «La producción que estamos vendiendo ahora es como la prueba piloto para ver cómo responde el público», explica Patricia. Y de momento está siendo todo un éxito. «No damos abasto», dice.

En marzo, antes justo de que se decretara el estado de alarma, esta pareja presentó a la Xunta la solicitud para acceder a una ayuda de un proyecto europeo para el desarrollo, no solo de su salsa, también de otros productos. «No sabemos nada todavía», dice Patricia. Su idea no es más que una forma de imprimir valor añadido a un producto de la huerta que tiene prestigio internacional como el pimiento de Padrón. Pero por su cabeza ya están rondando ideas nuevas.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
3 votos
Comentarios

La doble vida del pimiento de Padrón