La lluvia, «unha bendición» para los cultivos tras semanas de escasez

Los horticultores de la comarca celebran las precipitaciones, «que veñen coma auga de maio» para las plantaciones de repollo, brécol o coliflor


ORTIGUEIRA / LA VOZ

Los turistas miran de reojo a la lluvia, «unha bendición» para los cultivos, en palabras de José Manuel Sierra Pernas, horticultor de Couzadoiro (Ortigueira). «A auga destes días vén moi ben, levabamos unha temporada con déficit de precipitacións, xullo foi moi seco e con moito vento, que secou aínda máis», señala. Para este apasionado de la meteorología, ya basta con la lluvia de estos días. Es el responsable de la página de Facebook Meteo Ortegal, donde avanza las previsiones para la zona y analiza cuestiones relativas al clima y el tiempo.

«Xa levamos acumulado o triple do que cae normalmente en agosto, segundo os rexistros da estación da serra da Faladoira [en el municipio de Ortigueira]; o outro día, só en seis horas, choveu máis do habitual en todo o mes de agosto, imos chegar aos 150 litros por metro cadrado, que no val, nas zonas baixas, pode ser un vinte por cento menos», explica. Para las plantaciones de repollo, brécol o coliflor que se recolectarán el próximo otoño, «esta auga vén fenomenal», constata Sierra Pernas, aunque teme por las fabas, «xa que pode podrecerlles a vaina se segue así». Los cultivos interpretan que se acerca el otoño, aunque las temperaturas de estos días son más altas.

«Esta choiva vén coma auga de maio para as verduras crucíferas [repollo, coliflor o brécol], xusto despois do transplante», comenta Cynthia Arias, titular de la huerta ecológica A Leira, en la parroquia de O Aparral (As Pontes). «Este ano adiantouse todo, pero agora estaba todo sequísimo e perdemos algunha leituga e acelgas porque non tiñamos ben o sistema de rego. Para os tomates foi moi ben porque fixo bastante calor desde o principio», abunda esta horticultora. Tiene claro que «é necesario que chova, e o ideal sería que o fixera unha vez á semana e con calor».

Mucho mejor que la manguera

A Ángela del Río, copropietaria de Covas Vexetal, en Ferrol, las precipitaciones le han dado una alegría. «Viene muy bien el agua, ya empezábamos a tener que regar para que no se frene el crecimiento. Pero con la lluvia la mejoría es distinta, se les nota más un día de lluvia que la manguera todos los días», remarca. Entre agosto y septiembre planta las coliflores o las nabizas, que «necesitan humedad, y si viene del agua de lluvia, mucho mejor».

Este año, la fruta ha tenido peor suerte con el tiempo que la huerta. «Febreiro foi cálido e as árbores florearon antes, despois veu frío e logo vento, que seca moito. Xa di a xente maior que os anos bisestos son anos malos de froita, e parece que van ter razón», apunta Sierra Pernas, «el hombre del tiempo de Ortegal».

El pemento do Couto de la Cooperativa O Val, menos cantidad y muy buena calidad

La cosecha de pemento do Couto ha sido algo más escasa que otros años, «pero de muy buena calidad», subraya Marta Vázquez, gerente de la Cooperativa O Val, en Narón, que explota el único vivero autorizado de plantas de esta variedad, reconocida desde 2009 con el distintivo Indicación Xeográfica Protexida (IXP). La campaña del pemento do Couto encara su última fase, tras mes y medio de intensa actividad. La sociedad naronesa comercializa este producto en sus tiendas -en O Val y en las cooperativas de Serantes y Xuvia- y en las áreas comerciales de Froiz.

Los precios del pemento do Couto se han mantenido en 3,75 euros la bolsa de 400 gramos, que ahora ha bajado hasta los 3,50. «En el final de la temporada se va bajando progresivamente», indica Vázquez, muy satisfecha por la respuesta de los clientes: «Notas que la gente de fuera se sorprende, por la novedad, es un pimiento dulce, diferente del de Padrón, de sabor más suave; y ves personas que lo prueban un año y ya vienen a preguntar por él».

 Impulso al tomate negro

La Cooperativa O Val comercializa, de manera exclusiva, el tomate negro que cosecha en sus invernaderos. «La producción es pequeña, no tenemos cantidad suficiente para abastecer otros centros. El objetivo es el mismo que con el pimiento, la idea es que crezca la plantación; es un tomate de sabor muy intenso, muy afrutado», remarca Vázquez.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
3 votos
Comentarios

La lluvia, «unha bendición» para los cultivos tras semanas de escasez