Airbus cede para que el sector agroalimentario recupere el vuelo en EE.UU., pero Trump mantiene los aranceles

El Gobierno informó este viernes a la plataforma de afectados por las tasas de los avances de la negociación entre el Ejecutivo norteamericano y la UE

El vino es, junto a las conservas, uno de los sectores gallegos más afectados por los aranceles
El vino es, junto a las conservas, uno de los sectores gallegos más afectados por los aranceles

redacción / agencias

El pasado mes de octubre el sector agroalimentario vio como le caía encima un jarro de agua fría. Se lo arrojaba Donald Trump desde el otro lado del charco al imponer una penalización del 25 % a la importación de una amplia lista de productos agroalimentarios entre los que estaban las aceitunas, el aceite de oliva, el queso fresco, algunos productos porcinos y, uno de los productos estrella de las exportaciones gallegas, el vino. De hecho, el mercado de ese estado norteamericano es el principal destino de las exportaciones de las cinco denominaciones de origen gallegas. Las tasas eran una especie de revancha ante el conflicto Airbus-Boeing. De ahí que ahora, después de que hace unos días Airbus anunciara el acuerdo alcanzado con España y Francia que permite modificar los contratos del avión A350 para ajustarlos a las resoluciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), no tendría sentido mantenerlos. Pero de momento lo único que se sabe, como informa Europa Press, es que Estados Unidos va a mantenerlos porque entiende que no ha recibido detalles de la modificación anunciada por el fabricante europeo.

Ese fue uno de los asuntos tratados este viernes durante la reunión mantenida por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y su homólogo de Agricultura, Luis Planas, con los representantes de la Plataforma Contra los aranceles, que está integrada por FIAB, Asoliva, Asemesa, Asozumos, Anice, Anfaco-Cecopesca, Aecafé, Cerveceros de España, Espirituosos España, Fenil, FEV, Fenaval, Produlce, Cooperativas Agro-Alimentarias, Asaja, COAG, UPA y Cecrv. Durante el encuentro los representantes del Gobierno informaron al sector sobre la labor diplomática que se está llevando a cabo para encontrar una solución negociada al conflicto. En este sentido, hicieron hincapié en que el Gobierno apoya a la Comisión europea en todas sus gestiones.

El Ejecutivo ha reiterado en numerosas ocasiones su «oposición frontal» a la imposición de aranceles a los productos agroalimentarios españoles y europeos como consecuencia del conflicto en el caso Airbus, que es ajeno al sector agroalimentario. 

Al mismo tiempo, el departamento que lidera Luis Planas ha solicitado a Bruselas la activación de mecanismos para ayudar a algunos de los sectores más afectados para hacer frente a las perturbaciones de mercado ocasionados por la decisión unilateral estadounidense. Por su parte y para tratar de paliar los efectos negativos de estas medidas, Industria ha desarrollado iniciativas como el refuerzo de los programas de ICEX o el apoyo a los programas de fomento de la exportación de la UE.

En el encuentro se informó también del contenido de la reunión del pasado 23 de julio, en la que el Gobierno acordó con Airbus modificar los términos de las ayudas de lanzamiento concedidas al A350, y situarlos en términos de mercado. El Gobierno ha precisado que tras esta modificación, el mantenimiento de las contramedidas por parte de Estados Unidos sobre productos de exportación de la UE «no estaría justificado».

El sector escuchó con atención las explicaciones del Ejecutivo, pero también fue tajante al dejar claras sus demandas porque, como explicó el director general de FIAB y portavoz de la Plataforma, Mauricio García de Quevedo, «el sector alimentario español sigue siendo víctima de una decisión unilateral e injusta por parte de la Administración de Estados Unidos. Primero nos hicieron pagar por un conflicto al que éramos ajenos y ahora seguimos esperando de manera infructuosa a que retiren esos aranceles». 

De esta forma, los afectados inciden al Ejecutivo de la importancia de «coordinar y solicitar» a la UE una respuesta «clara, precisa y detallada» de la situación creada mediante el refuerzo de la negociación y buscando medidas compensatorias temporales mientras no se solucione.

Los integrantes de la plataforma recuerdan la necesidad de recuperar el equilibrio de competitividad entre los Estados y exigen también a la Unión Europea que adopte medidas concretas y contundentes si Estados Unidos no retira de inmediato los aranceles.

DENUNCIA QUE EL PROBLEMA SE ESTÁ PROLONGANDO DEMASIADO

El sector agroalimentario español denuncia que el problema se está prolongando demasiado y está llevando a los sectores afectados a una situación crítica. En muchos casos, ya ha supuesto la pérdida del mercado para las empresas españolas exportadoras debido a su remplazo por proveedores de otros países.

Además, los sectores afectados, como el del aceite, vino o quesos, entre otros, avisan de las «graves consecuencias» que se pueden medir en empleo, pérdida de producción primaria y deslocalización de empresas, así como en la pérdida de margen comercial que están asumiendo las empresas para poder mantenerse en un mercado estratégico.

«Pedimos al Gobierno que realice un esfuerzo adicional para que nuestro sector alimentario, embajador de la marca España, no deje a sus productos más emblemáticos fuera del principal mercado mundial en calidad, cantidad y potencial de crecimiento y se lo entreguemos, sin pelear al máximo nivel y hasta la extenuación, a nuestros principales competidores», ha recalcado García de Quevedo.

Estados Unidos es el segundo país de destino para las exportaciones de alimentos y bebidas españoles fuera de la Unión Europea, y al que España exportó productos por un valor de 1.838 millones de euros en 2019.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Airbus cede para que el sector agroalimentario recupere el vuelo en EE.UU., pero Trump mantiene los aranceles