¿Qué hay que saber para cultivar lúpulo?

Medio Rural promueve su producción con una línea de ayudas. Pero para embarcarse en esta aventura hay que tener gran conocimiento de la planta para que sea rentable

No hace tanto tiempo que Galicia soñó con convertirse, después de la Segunda Guerra Mundial, en una potencia en la producción de lúpulo, una planta trepadora de la familia de las cannabáceas cuyas panículas son usadas como saborizante y agente estabilizador de la cerveza. Pero la orden de cambiar la ubicación, en 1959, de la Sociedad Anónima Española de Fomento del Lúpulo de Galicia a León, en el entorno del río Órbigo, echó por tierra aquel sueño. La última cosecha, antes de que volviera a impulsarse su cultivo desde el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo a principios de la década del 2000, la recogieron en 1981.

Ahora, aunque a priori resulta complicado volver a tener la hegemonía en el cultivo de esta planta de la que gozó Galicia hace más de sesenta años, la comunidad intenta hacerse un hueco en un mercado en el que España es deficitaria. En esa línea van las ayudas al sector del lúpulo publicadas este jueves en el Diario Oficial de Galicia (DOG). Las subvenciones, dotadas de más de 45.000 euros, van dirigidas a poner en marcha nuevas plantaciones, mejorar las existentes o adquirir la maquinaria necesaria para desarrollar la actividad.

Porque como explica el técnico de Mabegondo experto en lúpulo, Juan Valladares, «o lúpulo é un cultivo industrial» y, por tanto, «a labor do agricultor non caba na recolección. Unha vez feita tense que secar nas 24 horas seguintes». Valladares explica con detalle el proceso al que debe de someterse la flor una vez que se ha cortado. Porque la parte que se aprovecha para la elaborar la cerveza no es el fruto, es la flor. Y solo de plantas hembras. De ahí que la cerveza tenga mucho más del género femenino mucho más que el nombre.

«A labor do agricultor non caba na recolección. Unha vez feita tense que secar nas 24 horas seguintes»

«Hai unha máquina que separa as frores da planta. É a que se chama peladora e despois hai que baixarlle a humidade da fror dun 80 % ata o 10 %. Iso faise dentro dun sequeiro. Tense que facer todo o proceso nas 24 horas seguintes á corta para que non perda aceites, alfa ácidos... porque senón a lupulina, o que lle interesa ao mestre cerveceiro, acaba deteriorándose».

Mano de obra

Esa es la razón por la que, como explica, para que el cultivo del lúpulo sea rentable hay que dominarlo. Y no es que todavía se sepa mucho sobre él: «É unha pranta que ten moito puntos críticos. Precisa moita man de obra porque hai procesos que todavía hai que facer de xeito manual». Por eso, después de haber hecho muchos números calcula que «un agricultor só non pode con máis de catro ou cinco hectáreas de producción».

Es por eso que lanza una recomendación a los que quieran empezar: «Hai que ter en conta que é unha pranta froiteira que vai requerir dun investimento inicial grande. Dese xeito é mellor empezar con pouco e ter moi claro que se quere emprender neste terreo», apunta. A su juicio, unos de los que pueden aprovechar las ayudas de Medio Rural (el plazo para pedirlas vía telemática es de un mes desde este 31 de julio), más allá de grandes cooperativas, son los microcerveceros con producciones más discretas.

Porque la cuestión es que el lúpulo es a la cerveza lo que el comino a los callos. Un condimento. Y como en todo también aquí cada maestrillo tiene su librillo a la hora de marcar la cantidad adecuada para elaborar este brebaje: «Todo depende do mestre cerveceiro, pero para elaborar 1.000 litros de cervexa hai que ter entre un e cinco ou seis quilos de lúpulo».

Once variedades

Pero no todo vale. Como no valen tampoco todas las variedades de lúpulo porque muchas de las que hay por el mercado tienen royalties. La orden de ayudas de la Consellería de Medio Rural, por ejemplo, incluye que para poder optar a la ayuda han de plantar una serie de variedades de uso libre: Nugget (el 97 % del lúpulo que se produce en España pertenece a esta variedad), columbus, perle, magnum, merkur, taurus, hallertau mittelfruher, saaz, sladek, admiral y carcade. Aunque el documento publicado este jueves matiza que «ademais destas, a lista pode estar aberta a variedades de futuro interese agronómico, tanto para variedades amargas como para variedades aromáticas, logo de información aos servizos técnicos correspondentes da Consellería do Medio Rural».

Pero escoger estas variedades no es el único requisito para poder acceder a las subvenciones. Aquellos particulares o agrupaciones que reciban una subvención deberán de mantener el cultivo durante al menos cinco cosechas. Además, en el caso de una reconversión varietal deberá elegirse una diferente a la de la plantación sustituida con la idea de mejorar su calidad. De hecho, tendrá que presentar y cumplir un plan de mejora de la explotación. Y los que quieran apoyo para la compra de maquinaria han de tener en cuenta otra cosa: «Han de ter un contrato para a comercialización do lúpulo en vigor e presentar unha memoria do plan de viabilidade que xustifique a necesidade desa maquinaria que se vai mercar». DOG dixit.

El cultivo de lúpulo crece de nuevo en Galicia tras décadas de retroceso

XOSÉ MARÍA PALACIOS

El campus lucense participa en un proyecto que estudia la recuperación de la planta

El cultivo de lúpulo vuelve a crecer en Galicia. En terrenos de la comarca coruñesa de As Mariñas, una zona donde en el pasado alcanzó cierta intensidad, tiene de nuevo protagonismo, impulsado por un proyecto en que el colaboran instituciones públicas (entre ellas la Escola Politécnica Superior del campus de Lugo) y entidades privadas.

El final de la Segunda Guerra Mundial supuso en cierto modo un auge de la producción, derivado de las difíciles circunstancias en que habían quedado países como Alemania, con gran arraigo en este cultivo. Los años sesenta del siglo pasado marcaron el inicio de la decadencia, un proceso que ahora comienza a invertirse, como explica Javier Cancela, profesor del departamento de Enxeñaría Agroforestal de la EPS.

Seguir leyendo

Votación
9 votos
Comentarios

¿Qué hay que saber para cultivar lúpulo?