A primeira colleita de garavanzo bágoa galego do ano sae ao mundo

Cultivados por La Despensa D´Lujo, para coller un quilo hai que apañar 2.000 vaíñas


redacción

Recende a verán en Erbecedo, unha parroquia do pataqueiro concello de Coristanco. Pero nas leiras de Lucía e José, aradas á man ou coa Bertolina, hai moito máis ca patacas. Algunhas son un laboratorio dedicado a buscar a diversificación de cultivos mediante unha técnica que non falla nunca, a do ensaio-erro. Non cansan nunca de experimentar, utilizando prácticas sostibles co medio, porque cando respectas a natureza ela devólveche o que lle dás. Hai un tempo, estes rapaces —que están detrás de La Despensa D'Lujo— probaron co garavanzo bágoa, un legume de auténtico luxo, porque para apañar un só quilo «hai que abaixarse unhas 2.000 veces», como explica José. Son tantas como vaíñas hai que recoller para xuntar eses 1.000 gramos de auténtico pracer para o padal. Só quen os probou o sabe.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

A primeira colleita de garavanzo bágoa galego do ano sae ao mundo