Tecnología por satélite para reducir hasta un 30 % el uso de agua en los cultivos

Permite analizar el estado del subsuelo hasta 30 centímetros para comprobar cuánto líquido tienen disponible las plantas


redacción

No es nuevo que la Inteligencia Artificial sea uno de los grandes aliados de la agricultura. En esa colaboración mutua entre el sector primario y las nuevas tecnologías la empresa israelí Manna Irrigation Intelligence ha dado un nuevo paso al desarrollar en España una tecnología que combina el satélite con el radar y que, no solo monitoriza los cultivos, sino también es capaz de indicar la cantidad de agua que habría que aplicar a un terreno con mucha mayor precisión de lo que marcan las sondas.

Ese nivel de detalle lo ha logrado porque es capaz de hacer un diagnóstico del subsuelo, independientemente de que haya nubes o no, penetrando hasta unos 30 centímetros de profundidad. Los cálculos realizados por la compañía apuntan a que el ahorro de agua de un 30 %, mientras que los costes de producción podría rebajarse en un 15 %. Concretamente han hecho números con cultivos como los almendros o el tomate para industria, donde la mejora de la eficiencia es del 18 y del 15 %, respectivamente.

Esos porcentajes son especialmente interesantes para zonas dependientes del regadío, algo que en Galicia prácticamente no hay, salvo en algunas zonas de A Limia. Con todo, la inestabilidad climatológica la convierte en una herramienta cada vez más útil en agricultura de precisión. Y aunque la comunidad gallega no depende del regadío, la empresa ha hecho cálculos para cereales como el maíz, uno de los más populares en Galicia por su uso como alimento para el ganado. En ese caso la mejora de la eficiencia es del 23 %.

Pero qué hace esta herramienta. Una vez realiza un estudio de la composición del terreno, usa las imágenes de satélite para determinar la cantidad de agua evaporada y el índice de escorrentía (diferencia entre el agua caída sobre un terreno, bien por lluvia o riego, y el agua filtrada), para ver la cantidad de agua que la planta puede extraer del terreno con facilidad, lo que permite saber cuál es el límite antes de que la plantación sufra estrés por falta de riego.

La tecnología, que la empresa pretende introducir en su solución Manna, permite identificar de forma automática aquellos percances que puedan surgir en el cultivo tras analizar, por medio de imágenes satélite, el verdor, el vigor de la planta y la clorofila.

De esta forma, indican desde la compañía, en caso de detectar algún problema en algún punto de un cultivo, la solución envía una alerta al usuario sobre su estado concreto, además de explicar cómo solventarlo.

La herramienta da recomendaciones diarias, lo que hace que el riego pueda planificarse de un modo más flexible y de paso poder introducir datos locales que ayuden a la hora de realizar la planificación de cultivos en una zona con características determinadas.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Tecnología por satélite para reducir hasta un 30 % el uso de agua en los cultivos