La unión, el trampolín para el salto de los productores locales a la distribución

Expertos de distintas áreas analizan el nuevo modelo agroalimentario tras el covid


redacción

El coronavirus ha reforzado la importancia de tener un sector primario fuerte, impulsando la demanda de productos de proximidad. El consumidor es soberano y ya no solo busca precios asequibles, también productos cercanos, sostenibles y respetuosos con la biodiversidad. Ahí Galicia juega con ventaja frente a otras comunidades e incluso frente a países como Holanda o Alemania. En este cambio de rumbo, la distribución tiene que ser un aliado indispensable en la batalla por construir un sector primario fuerte que se consolide como una de las bases de una alimentación sana y saludable.

Para hablar sobre el modelo productivo que debe primar tras el covid-19, La Voz ha organizado, de la mano del grupo Gadisa, una mesa de debate en la que han participado el gerente del Clúster Alimentario de Galicia, Roberto Alonso; el director de compras del Grupo Gadisa, Diego Pérez; la catedrática de Tecnología de los Alimentos de la USC y directora de la Cátedra do Pan, Ángeles Romero; y también el secretario del Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica (Craega), Javier García Lozano.

Todos coincidieron en la importancia de impulsar la producción local y el consumo de alimentos de temporada, sin olvidar hacer hincapié en la sostenibilidad de las empresas y la importancia de que los que conforman el primer eslabón de la cadena agroalimentaria trabajen unidos para satisfacer la demanda de la distribución que, a su vez, debe responder a las peticiones de unos consumidores cada vez más preocupados por llevar unos hábitos de vida saludables.

«Gadisa construyó en los noventa Merca Verde, la mayor nevera de Galicia»

La apuesta por el producto local es, de hecho, algo que en Gadisa llevan haciendo desde los setenta. «Más tarde, en los años noventa —explicó Diego Pérez— la empresa construyó Merca Verde, la mayor nevera de Galicia, un gran centro logístico donde los productores dejan sus alimentos». Es por esta razón por lo que, como apuntó, el cambio de tendencia en el consumidor no los ha cogido por sorpresa: «Esto hace que no tengamos que realizar grandes revoluciones dentro del grupo. Trabajamos con unos mil productores locales». Antes, dio las claves de por qué el grupo, que es 100 % gallego, lleva años volcándose con esos productos: «Convivimos con nuestros vecinos, entendemos que las distancias más cortas desde el origen favorecen la frescura del producto, permiten reducir costes superfluos y, por tanto, favorecen el poder dar mejores precios a los consumidores finales. Al mismo tiempo tienen un menor impacto ambiental, requieren de menos embalaje. Pero, es que, además, nuestros productos, hay que decirlo, están muy ricos».

Otro de los asuntos que afloró en la conversación fue la oportunidad que supone para los productores está nueva tendencia de consumo y cómo han de prepararse los pequeños empresarios del sector primario para sacarle partido.

En este sentido, el gerente del Clúster Agroalimentario de Galicia apuntó que «hay que aprovechar la conexión con lo local y los productores han de acercarse al consumidor mediante sus productos o industrias. Han de aprovechar el nuevo cambio de paradigma con la aceleración del comercio online, que ha doblado su cuota de mercado».

«Hay que unirse para dar servicio a la distribución»

Pero también advirtió de que «hay que unirse para dar servicio a la distribución». En este sentido, recordó que «la filosofía de la cooperación es fundamental porque en torno a un 98 % del tejido empresarial que conforma el sector alimentario en Galicia son empresas pequeñas y medianas. Solo cooperando se pueda acceder a esas oportunidades, sobre todo, el canal online, que exige un desarrollo tecnológico y unas acciones de márketing, se necesita economía de escala, asumir costes compartidos...». Y habló de cómo la cooperación con los centros de conocimientos hará que los productos lleguen mejor al consumidor, con unos formatos más adecuados a la demanda.

Gadisa asesora al productor

Pero cómo un pequeño productor puede hacer que sus productos entren en el lineal del supermercado. De eso habló también Diego Pérez: «En Gadisa cualquiera puede ponerse en contacto con el departamento de compras por teléfono o email. Podemos llegar a un acuerdo, o no. Pero cuando vemos que se trata de una persona seria y con ganas de trabajar ponemos todas las facilidades». Recordó, además, que han ejercido una labor de asesoría con múltiples productores en asuntos tan dispares como la producción que tienen que realizar o el valor que tiene una marca.

«Una dieta saludable tiene que ser sostenible, priorizando el producto autóctono de temporada»

El producto de proximidad es fundamental a la hora de llevar una dieta saludable. Es lo que explicó la catedrática de Tecnología de los Alimentos, Ángeles Romero, quien destacó que «la dieta saludable tiene que ser sostenible, es decir que su contribución al cambio climático sea la menor posible. Por tanto, ha de priorizar el producto autóctono, de proximidad y de temporada».

Pero la sostenibilidad no es la única característica que ha de reunir. Dice la catedrática que ha de ser adaptada a cada persona porque «no es lo mismo una dieta para un japonés que para alguien de Galicia», ha de ser suficiente, completa, equilibrada, satisfactoria y asequible.

En su intervención Ángeles Romero destacó la importancia de recuperar en la comunidad el cultivo de variedades de cereales autóctonos como el trigo: «Contribuimos al desarrollo rural y a la biodiversidad». Al fin y al cabo a ello se colabora con el consumo de producto local.

«Galicia puede cumplir en el 2030 el objetivo de que un 25 % de la superficie produzca en ecológico»

Un crecimiento del 20 % anual. Ese es el porcentaje de incremento de producción ecológica registrada en Galicia durante la última década. El dato lo dio el secretario de Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica (Craega), Javier García Lozano, durante su intervención. Basándose en esos datos mostró su optimismo de cara a cumplir con los objetivos marcados por la UE con vistas al 2030 dentro de su Green Deal, fecha en la que pretenden que un 25 % de la superficie cultivada esté dedicada a la producción ecológica: «Llevamos un crecimiento como el del resto de las comunidades. Podemos llegar a ese 25 % o estar cerca. Todo depende de lo que pidan los consumidores o de la ayuda por parte de las Administraciones. Todos tenemos que arrimar un poco el hombro». Además, Javier García aprovechó para recordar que un productor que quiera dar el salto a ecológico tendrá que pasar por un período de dos años de reconversión para lograr el certificado.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

La unión, el trampolín para el salto de los productores locales a la distribución