El sector de planta ornamental cree que las ayudas a las que opta son «pírricas» tras perder el año

El Ministerio de Agricultura expone a consulta pública hasta el día 15 el borrador de decreto que regula las subvenciones por las pérdidas de los viveros


redacción

«Pírrica». Aunque reconocen que toda ayuda que venga es buena, ese es el calificativo que han usado desde la Asociación de Viveiristas del Noroeste (Asvinor) para calificar los 10,5 millones de euros de presupuesto que tendrán las ayudas recogidas en el proyecto de real decreto por el que el Ministerio de Agricultura establece las bases que regularan las ayudas por la crisis del coronavirus covid-19 en el sector de la flor cortada y la planta ornamental. El documento estará en fase de consulta pública hasta el día 15 de este mes, justo el miércoles de la semana que viene.

¿Por qué pírrico? Más que un presupuesto que, según los cálculos que realizan desde este colectivo de viveristas gallego, cubriría únicamente un 2,6 % de las pérdidas estimadas por el sector en el conjunto del Estado en unos 400 millones de euros (en Galicia, donde el peso del sector está en la planta ornamental las pérdidas estimadas por el sector fueron de 18 millones de euros), creen que el límite de 20.000 euros por vivero deja en desventaja a los empresarios que mueven un mayor volumen de planta, generando a la vez un mayor número de puestos de trabajo: «Tenemos varios socios cuyas pérdidas estimadas superan los 100.000 euros», apuntan fuentes de ese colectivo. No solo eso porque aluden a la función social que realizan los viveros al dar trabajo a mujeres que tendrían complicado hallar un empleo en el medio rural.

Aunque a quienes son ajenos al sector la cantidad pueda parecer exagerada por corresponder a sesenta días de parón (entre el 14 de marzo y 15 de mayo), no lo es porque es justo en esa época del año cuando los empresarios del ramo mueven más del 70 % de su producción.

Otra de las cosas que cuestionan desde Asvinor es que muchos viveros optaron por acumular la planta antes de destruirla en los plazos marcados, a la espera de que una autoridad competente certificara la destrucción.

Pero no toda la planta tiene la misma subvención. El borrador del Ministerio marca distintos baremos para cada especie. Por ejemplo, en el caso de un rosal con royalties la ayuda es de las más altas, 35 euros por metro cuadrado destruído, mientras que en el caso de otras plantas como la gerbera o la verbena la ayuda es de 13 euros por metro cuadrado.  

A esta línea de subvenciones del Ministerio de Agricultura se suma la parte, pendiente de definir en el Consello Agrario, de los 24 millones de euros de ayudas directas que la Consellería de Medio Rural concederá a los sectores afectados por el coronavirus covid-19.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

El sector de planta ornamental cree que las ayudas a las que opta son «pírricas» tras perder el año