a coruña / la voz

—Bos días, chámolle porque as fabas de Lourenzá que lle vou levar mañá van máis caras.

—(…)

—Vale, era por avisar. Pois entón vémonos mañá.

La vida del mercado también va adquiriendo tintes de teletrabajo. Mientras atiende su puesto de plantas en Betanzos, Florinda contacta con los clientes de la siguiente jornada. Veinticuatro horas después entregará esas «fabas de Lourenzá» en el mercadillo de Oleiros.

El primer mercado en medio del estado de alarma celebrado ayer en Betanzos pilló a muchos clientes con el pie cambiado. «Esperemos que el jueves vengan más», señala Julia Ramos bajo su sombrilla ante las escaleras de la iglesia de Santo Domingo. Trae un poco de todo, pero mientras vende casi habla de los ceboliños como de las grandes víctimas de esta pandemia. Ese producto se diluyó en las fincas antes de la Fase 0 de desescalada. «Pasóuselles o tempo», explica esta vecina con plantación en el propio municipio brigantino.

Tanto a ella como al resto de vendedoras, el Concello les ha proporcionado una bolsa con todo el material de seguridad. Hay gel a disposición de los clientes, guantes, mascarilla y pantalla. «É moi molesto», sentencia Julia. Pero reconoce que le tiene miedo al covid-19. «Dábame cousa ir ao supermercado».

Apenas hay una decena de puestos, perfectamente separados y con marcas en el suelo de la plaza central para prevenir posibles colas. Incluso un miembro de Protección Civil acude a los puestos cuando dos clientas se acercan demasiado entre sí. Cuando el reloj del campanario da las 11.00 Áurea Corral ya ha vendido 25 quesos. Mientras lo dice se retira la pantalla protectora para desempañarla. Ella llegó de Oza-Cesuras, igual que Carmen Ríos, quien recuerda que la declaración del estado de alarma para ella fue tan repentino «que nin tempo me dou a avisar aos meus clientes».

Algunos de los puestos son de plantación, como el de Florinda Duarte, la de las «fabas de Lourenzá». «Podería ter traído verduras, pero agora a xente necesita plantar, como se lles pase o tempo non van ter que comer no inverno, e as pagas dos xubilados non lles van chegar», explica. Asegura que este lunes llamó a 18 municipios del entorno para saber por la apertura de las respectivas ferias y mercados a los que suele acudir. «Nalgúns chegáronme a dicir que non sabían nada. Pero esa xente cobra!», espeta la agricultora de Carral, que recuerda que todo el gremio de feriantes sigue pagando las cuotas. No fue la única respuesta que le indignó. En otros ayuntamientos le anunciaron que no retomarían los mercados mensuales porque ya había tiendas de comestibles que abastecían a los vecinos. Y Florinda explota en forma de ironía: «Claro, claro, aquí ao aire libre vas coller o bicho, nas tendas non, claro».

El número de puestos en mercados agroalimentarios, limitado al 25 % de los habituales

maría cedrón

Medio Rural publica una resolución en la que indica cómo han de celebrarse estas ferias, limitadas únicamente a productos agroganaderos o plantones para la huerta

Desde hoy los mercados al aire libre de productos agroalimentarios vuelven a estar permitidos en Galicia. Lo dice una resolución dictada por la Consellería de Medio Rural en donde, además de las normas sobre distancias entre puestos o sobre quién puede acudir a estos mercados que marcaba en el real decreto aprobado por la Xunta en marzo, matiza que el número de puestos de estos mercados queda limitado al 25 % de los que acuden habitualmente o de los que están autorizados. Pero claro, han de guardar los 6 metros de distancia entre puestos. Además, el aforo de público deberá ser menor a un tercio del que suele acudir. Para dar cabida a más gente podría ampliarse el espacio en el que se celebra el mercado. 

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Primer día de mercado: separación de puestos y pantallas para los vendedores