Isolina ya puede sembrar sus alubias en Nantón

El Gobierno publica una orden que permite a los particulares acercarse a las huertas que tengan en su concello o adyacentes. Solo en el caso de que la producción sea imprescindible para su supervivencia les dejará ir más lejos. La norma estatal rompe el límite de cinco kilómetros marcado por la Xunta y que entró en vigor el martes pasado.

huerto, huerta
huerto, huerta

redacción

Isolina, la vecina de Baio que tuvo que pedir un solar prestado al lado de casa para poder plantar sus patatas porque no podía ir a la finca que había heredado de su familia en Nantón, en Cabana, ya podrá ir a ese terreno para echar sus habas. Una orden del Gobierno central publicada este viernes por el Boletín Oficial del  Estado (BOE) permite a los agricultores que no tienen carné como Isolina cuidar y recolectar las hortalizas de sus huertos para autoconsumo. La condición es que estén en el concello en el que viven o en el  de al lado. Solo en el caso de aquellos para los que esos alimentos sean imprescindibles para sobrevivir les permitirán desplazarse más allá del municipio colindante. Lo que no aclara del todo es cómo acreditarlo. Porque como apunta el documento podrán desplazarse más allá de esos límites para «el cuidado y alimentación de animales» o para «el cuidado o recolección de huertos de autoconsumo, en aquellos casos en los que, en atención a la situación socioeconómica del interesado, el consumo del producto de los mismos resulte imprescindible para atender a su subsistencia, lo que se podrá acreditar por el titular por cualquiera de los medios admitidos en Derecho». 

Con la declaración del estado de alarma, el Gobierno prohibió a los agricultores no profesionales acudir a trabajar a las huertas, pero dado que en Galicia no hay habitante de los pueblos que no tenga un huerto en el que echar unas lechugas, la Consellería de Medio Rural decidió regularlo. Lo hizo en una orden del 23 de marzo, la misma en la que reguló las ferias, en la que dejaba un márgen para que, al menos, pudieran hacerlo en huertos ubicados a hasta 500 metros de sus casas. Fue por eso por lo que Isolina, que lo tiene a diez kilómetros, tuvo que pedir un terreno prestado junto a su hogar en Baio.

El sábado pasado durante la reunión de la Cecop, la Xunta abrió la mano. Los propietarios de huertos o viñedo para autoconsumo podrían ir a trabajarlos cuando estos estuvieran dentro de su término municipal o, en el caso de que vivieran en los límites del concello, les permitirían desplazarse por el municipio colindante hasta una distancia de cinco kilómetros. Tendrían que llevar con ellos una declaración responsable de que, realmente, iban a trabajar en el huerto. Ahora, tras la prohibición del estado de alarma, el Gobierno central regula el trabajo en los huertos por parte de los particulares. Para Isolina quedan las dudas despejadas. Desde ahora podrá ir de Baio a Nantón para preparar la tierra.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Comentarios

Isolina ya puede sembrar sus alubias en Nantón