Los concellos controlarán que a partir del lunes las ferias no acaben en un feirón

Al igual que ya han hecho País Vasco o Cataluña, Galicia reanudará desde el 4 de mayo los mercados locales para la comercialización de productos agroalimentarios


redacción

Pilar, Elena, Isabel, Carlos... son solo algunos de los nombres de las decenas de agricultores y ganaderos que llevan expectantes desde que el pasado 24 de marzo fuera suspendida la venta directa de produtos agrícolas o gandeiros en los mercados tradicionales. Permanecían en vilo porque la mayor parte de sus rentas procedían de la comercialización de hortalizas, frutas o quesos en esos mercados locales.  Sus desvelos han terminado ahora con la reapertura el lunes día 4 de mayo de esos espacios. La cuestión ahora es que las ferias no acaben convertidas en un feirón.

Y como ya sucede con otras medidas derivadas del estado de confinamiento han de ser los concellos, de los que dependen las ferias, los que se encarguen de velar que las normas se cumplan. «É unha boa nova que se reabran os mercados con tódalas garantías de seguridade que iso conleva  _comenta el presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) y alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela_. O control do cumprimento recae nos concellos, na policía local, nas emerxencias, no traballo dos funcionarios». De ahí que haya sugerido que la CECOP celebre reuniones más frecuentes. No olvidó tampoco abogar al compromiso de la ciudadanía para que las normas puedan cumplirse.

Tanto los agricultores que acudan a ellas como los consumidores que se acerquen para llenar ahí la cesta de la compra han de cumplir unas normas de seguridad que recoge la misma orden que, en su día, había suspendido los mercados. El documento marcaba ya un protocolo en vista de poder reabrirlos el 31 de marzo, pero la cosa se complicó.

Entre otras medidas sanitarias, los puestos deberán guardar una distancia de seis metros, cuatro por los laterales. Al mismo tiempo, los agricultores que lleven sus productos al mercado tendrán que estar separados por dos metros de distancia dentro del mismo puesto. En aquellos casos en los que este tenga una longitud inferior solo podrán atenderlo una persona. Otra recomendación es que quienes lleven productos al mercado ofrezcan a los consumidores guantes para poder coger el producto. La distancia entre clientes también ha de ser de dos metros. 

Por otra parte, solo podrán llevar porductos al mercado las personas titulares de la explotación agraria con actividade inscritas en la sección de venta directa (Sevedi) del Rexistro de Explotacións Agrarias de Galicia (Reaga), familiares en primer grado que colaboran en la actividada agraria o empleados de la granja. 

Una feria sin pulpo no es ni media feria

XOSÉ MARÍA PALACIOS

Representantes municipales admiten que las restricciones a la hostelería afectarán a los mercados

A una feria y a un mercado acuden los vendedores de productos de proximidad y de otras mercancías, pero no nos engañemos: un campo de la feria no es lo mismo sin las pulperías, y un día de feria sin pulpo no es ni medio día. La posibilidad de que la próxima semana puedan volver a celebrarse los mercados locales, cancelados por la declaración del estado de alarma, genera reacciones de prudencia y de escepticismo, ya que los puestos de pulpo, como negocios hosteleros, aún no podrán reanudar su actividad.

En Castro de Ribeiras de Lea hay mercado los miércoles, y el alcalde de Castro de Rei, Francisco Balado, no duda en pronosticar que la falta de pulperías restará afluencia. «Sen polbo, xa non hai case feira», dijo. Por otro lado, el regidor afirmó que difícilmente se lograrían animación y ventas habituales en estas circunstancias.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Los concellos controlarán que a partir del lunes las ferias no acaben en un feirón