Así le planta cara la patata al COVID-19

Los productores de A Limia han colocado ya un millón de kilos en la plataforma de Mercaproximidade


redacción

Los agricultores de A Limia lo tuvieron claro desde el primer momento: no servía de nada quedarse en casa lamentándose y había que tomar medidas. El carácter altamente perecedero de la patata les obligaba a tomar medidas rápidas para no tener que deshacerse de la cosecha. «Desde Adegal levamos loitando desde o primeiro día para que a crise do coronavirus non castigue aos produtores», explica María Teresa Joga, presidenta de la asociación que aglutina a agricultores y ganaderos de A Limia. Cifraron en 4 millones de kilos la cantidad de patata que tenían que vender en un margen estrecho de tiempo. Según el último recuento ya han colocado casi un millón de kilos a través de la plataforma Mercaproximidade, lanzada por la Xunta y que sirve para conectar a grandes superficies comerciales con los productores y con los almacenistas. Gracias a este acuerdo, las patatas de A Limia ya se pueden comprar en supermercados de Eroski-Vegalsa, Gadisa, Lidl, Carrefour, Grupo Cuevas, Coviran y Dia. También se han recibido pedidos desde comedores sociales.

El procedimiento para ir colocando toda la producción se ha organizado sobre la marcha y, en gran medida, de manera casi espontánea. Los productores se van repartiendo los pedidos que van entrando. También se han tenido que adaptar a las exigencias que marcan las grandes cadenas y que pasan por paquetes de patatas de entre tres y cinco kilos. Pese al éxito de la campaña de venta a través de MercaProximidade, los agricultores de A Limia cifran en unos 2,5 millones los kilos de patatas que todavía están en sus almacenes y que están en riesgo de echarse a perder sino logran cuota de mercado en las próximas semanas. «Facemos un chamamento aos consumidores para que aposten por este produto que é de excelente calidade e que está en moi boas condicións», señaló Joga.

«Pecharon moitas fábricas e a producción non saía» Uno de los productores que tiene medio millón de patatas sin vender y almacenadas es Serafín. Su producto está enfocado, principalmente, a los fritos y suelen tener entre sus clientes preferentes a las empresas de patatas fritas. «Pecharon moitas das fábricas e a producción non saía», explica.

Desde la asociación de productores de patata de A Limia se han movilizado para vender a través de Internet unos dos millones de kilos de patata. A falta de otros mecanismos más depurados de venta en línea, lo hacen desde la página web del presidente de la asociación, Amador Díaz. El ritmo medio de venta necesario para lograr ese reto sería de unos 50.000 kilos por día. La variedad que se vende es agria a un precio de 19 euros la caja de 20 kilos y 12 la de diez kilos. Cada día los envíos los asume un productor. Tampoco falta estos días sitio para la solidaridad. Patatas Paz reparte casi mil toneladas entre entidades benéficas.

«Os ingresos polo cultivo de horta baixaron un 40 ou un 50 %, pero non o seu custo»

p. varela

Rubén Rodríguez usa el método hidropónico para obtener verduras como el brécol

Rubén Rodríguez, un joven de Xinzo de Limia que se lanzó tiempo atrás a los cultivos hidropónicos en una parcela familiar, comparte los gastos e ingresos con sus padres. «Eles venden patacas para a restauración, e iso tamén parou», dice. Pero además, de todo lo que cosecha en su invernadero, Rodríguez detecta que los productos de primera calidad pasan ahora desapercibidos «porque a xente vai en masa ós supermercados para comprar e liscar canto antes, polo que ós pequenos comercios veñen se non lles queda outra». Con hortalizas como el brécol, cuando antes se le ganaban 40 o 50 céntimos por pieza, el margen actual está en 20 céntimos de euro.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

Así le planta cara la patata al COVID-19