La venta directa de productos agrícolas queda prohibida en ferias, al menos, hasta el 31 de marzo

Los agricultores podrán comercializar sus productos por vías alternativas llevándolos directamente a casa del consumidor. Cuando se levante el veto, los puestos deberán estar separados por una distancia de seis metros, mientras que los clientes tendrán que colocarse a dos metros unos de otros.


redacción

La incógnita ha quedado resuelta. El Diario Oficial de Galicia (DOG) publica este martes una orden de la Consellería de Medio Rural por la que la comercialización directa  de productos agrícolas y ganaderos en los mercados tradicionales que celebran de modo habitual los concellos queda prohibida hasta el 31 de marzo. Más allá de esa fecha, la administración autonómica notificará a través de la web de la citada consellería el mantenimiento, o no, de dicha prohibición. De todas formas, queda autorizada la comercialización de esos productos perecederos, fundamentales para la economía de muchas granjas. La orden especifica, en concreto, que se fomentará la «venda de produtos agrícolas e gandeiros por medios alternativos que non impliquen presenza física». Algunas de las vías sugeridas son la telefónica o la realización de pedidos online o parecidos. Además, añade que estos han de ser servidos «polo produtor no domicilio do consumidor, e que eviten o desprazamento de persoas pola vía pública». Pero también aclara que podrán abrir las tiendas especializadas en la comercialización de productos vegetales para la plantación en huertas de consumidores finales. Concretamente dice que quedan exentos de la suspensión de apertura «comercio ao retallo de flores, plantas, sementes, fertilizantes (...) en establecementos especializados». De este modo se da aire en parte al pejudicado sector de la planta ornamental. Además, aquellos que comercialcen plantones para huerta de consumidores finales podrán practicar la venta ambulante desplazándose a las localidades donde tienen clientes.

¿Qué pasará cuándo se levante la prohibición de celebrar ferias?

En todo caso, cuando se levante la prohibición, únicamente se permitirá que la comercialización de productos agrícolas y ganaderos perecederos durante los mercados. Llegado el momento tanto la colocación de los puestos como las personas que acudan a la feria para la comercialización de productos han de cumplir una serie de reglas que especifica la orden. Por ejemplo, cada puesto ha de estar separado del compañero por una vía de paso  y ha de guardar una distancia mínima de seis metros. Al mismo, en los laterales permitirán dejar unos cuatro metros. Dentro del puesto las personas encargadas de la comercialización de productos han de guardar entre ellas dos metros de separación. Esa misma distancia han de guardarla aquellos que acudan a comprar al mercado.

No podrá tampoco ser cualquiera el que lleve sus productos a la feria. La orden publicada este martes dice que «serán as persoas titulares da explotación agraria con actividade inscritas na sección de venda directa (Sevedi) do Rexistro de Explotacións Agrarias de Galicia (Reaga), parentes en primeiro grao que colaboran na actividade agraria ou empregados da explotación».

El sector agrario urge el regreso de las ferias para dar salida al producto de proximidad

MAria cuadrado

Agricultores, organizaciones agrarias y Medio Rural coinciden a la hora de pedir a Agricultura que autorice los mercados al aire libre para la comercialización de productos alimentarios de proximidad

¿Por qué se permiten comprar verduras y frutas en plazas de abasto o en supermercados y los productores locales no pueden vender su mercancía en los mercados semanales de sus respectivos pueblos? Es lo que se plantean agricultores gallegos que a través de organizaciones agrarias instan a las Administraciones a revisar las medidas de urgencia establecidas en plena crisis sanitaria del coronavirus. El Sindicato Labrego Galego fue el último en sumarse a la demanda al presentar este lunes en el Concello de Ribadeo una solicitud para que se permita de nuevo la venta de productos alimentarios en los mercados que se celebraban los miércoles y los sábados en los exteriores de la plaza de abastos. Instan a proporcionar a los vendedores «todas as instrucións e materiais necesarios para poder desenvolver o seu traballo como distribuidores de bens esenciais nunhas condicións idóneas de seguridade e hixiene, dacordo coas recomendacións das autoridades sanitarias», solicitan que se apoye a las granjas ribadenses y de la zona «para paliar a difícil situación que están a atravesar, mercando os seus produtos para fornecer as compras de alimentos programadas polos servizos sociais municipais ou calquera outras que dependan da súa competencia», y también demandan del Ayuntamiento que aproveche esta situación extraordinaria por el COVID-19 para promover «o consumo nos mercados de proximidade como medida de apoio ás economías locais e por ser máis seguros, dende o punto de vista sanitario, que o comercio en recintos pechados nos que se poden producir aglomeracións humanas e nos que non existe control sobre as persoas que manteñen contacto cos produtos dos andeis».

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Comentarios

La venta directa de productos agrícolas queda prohibida en ferias, al menos, hasta el 31 de marzo