El sector agrícola: reglas definitivas para vender sus productos y cuidar las fincas

Las ferias siguen prohibidas y se vuelve a limitar a la actividad de los agricultores aficionados

m.c. F.F
la voz

Interpretar el real decreto que ordena el estado de alarma no está siendo tarea sencilla. Sobre todo, en sectores como el agrícola, en el que imperan excepciones destinadas a garantizar el suministro de alimentos a la población. Pero en las últimas horas han hablado tanto el Ministro de Agricultura, Luis Planas, como la Consellería do Medio Rural, que ha publicado una orden en el Diario Oficial de Galicia para dejar claro que no habrá ferias de productos agrícolas, al menos hasta el 31 de marzo, a pesar de las peticiones del sector, y que la labor de los agricultores aficionados tiene límites: los 500 metros a los que tiene que estar situada la finca en la que se vaya a plantar.

«Los mercados y ferias no están autorizados porque se pueden producir contagios». Así de claro lo dejó el ministro de Agricultura en su última comparecencia. Sostiene que «hay supermercados y tiendas que tienen mayores controles y garantías» y en los que los consumidores puede acceder a los productos frescos sin problema.

Garantizar la sanidad alimentaria es también el objetivo de las medidas recogidas en la orden publicada ayer en el DOG, donde claramente se explica que esta práctica queda prohibida en Galicia hasta el 31 de marzo. Luego ya se verá.

Como alternativa, Medio Rural autoriza la comercialización de esos productos perecederos, fundamentales para la economía de muchas granjas. La orden especifica, en concreto, que se fomentará la «venda de produtos agrícolas e gandeiros por medios alternativos que non impliquen presenza física».

En todo caso, en el supuesto de que llegue a permitirse la comercialización de productos agroalimentarios en los mercados al aire más allá de esa fecha, los puestos han de estar separados por seis metros de distancia, y tanto compradores como agricultores tendrán que mantener una distancia de dos metros con el resto de personas. Tampoco podrá comercializar cualquiera. Solo los que sean titulares de una explotación o empleados y familiares directos que les ayuden.

Lo que está permitido también es la venta ambulante de plantones para las huertas de particulares, aunque solo a los que estén autorizados para ello en concellos donde tienen compradores.

Transporte de trabajadores

Cuántas personas pueden viajar en un mismo coche si su destino es una finca de trabajo es una de las dudas que más han planteado los agricultores en los últimos días. Planas reconoció que, en el caso del sector agrícola y el pesquero, hay excepciones a las medidas que afectan en el transporte por carretera. «Claro que el conductor puede ir acompañado de una persona, siempre que se respeten las distancias mínimas», aseguró. Esto significa que el acompañante debe situarse detrás. En cuanto a las furgonetas de nueve plazas, utilizadas para trasladar a los trabajadores a las fincas, se les concede capacidad para tres personas, también debidamente separadas. El ministro destacó la labor de todo el sector agrícola y recordó que «los tractores que hace unas semanas protestaban están ahora colaborando en tareas de desinfección en nuestras calles».

Planas agradeció encarecidamente el esfuerzo que está haciendo todo el sector agroalimentario, desde los trabajadores del campo a los de los supermercados, y aseguró que la situación está normalizada. En lo que a las ventas en supermercados se refiere, «se ha vuelto a cifras de la normalidad y la previsión es que disminuyan en los próximos días por el acopio que se hizo», aseguró. También afirmó que no se estaba detectando un aumento de precios en los productos alimentarios, sino que los mercados se caracterizan por «su fluidez y buen funcionamiento».

Venta ambulante, sí, con peros

La venta ambulante también puede existir en tiempos de coronavirus. Pero con varios peros. Así, lo que está permitido es la furgoneta tienda de alimentación que suele ir por las aldeas, precisa la Xunta. El Gobierno aclara que cuando se trate de municipios que no cuenten con establecimientos dedicados a la venta de alimentos y productos de primera necesidad, se podrá realizar la venta ambulante de estos productos casa a casa para evitar aglomeraciones en la calle. Si ello no fuera posible, en todo caso deberá garantizarse la distancia de un metro entre las personas.

El sector agrario urge el regreso de las ferias para dar salida al producto de proximidad

MAria cuadrado

Agricultores, organizaciones agrarias y Medio Rural coinciden a la hora de pedir a Agricultura que autorice los mercados al aire libre para la comercialización de productos alimentarios de proximidad

¿Por qué se permiten comprar verduras y frutas en plazas de abasto o en supermercados y los productores locales no pueden vender su mercancía en los mercados semanales de sus respectivos pueblos? Es lo que se plantean agricultores gallegos que a través de organizaciones agrarias instan a las Administraciones a revisar las medidas de urgencia establecidas en plena crisis sanitaria del coronavirus. El Sindicato Labrego Galego fue el último en sumarse a la demanda al presentar este lunes en el Concello de Ribadeo una solicitud para que se permita de nuevo la venta de productos alimentarios en los mercados que se celebraban los miércoles y los sábados en los exteriores de la plaza de abastos. Instan a proporcionar a los vendedores «todas as instrucións e materiais necesarios para poder desenvolver o seu traballo como distribuidores de bens esenciais nunhas condicións idóneas de seguridade e hixiene, dacordo coas recomendacións das autoridades sanitarias», solicitan que se apoye a las granjas ribadenses y de la zona «para paliar a difícil situación que están a atravesar, mercando os seus produtos para fornecer as compras de alimentos programadas polos servizos sociais municipais ou calquera outras que dependan da súa competencia», y también demandan del Ayuntamiento que aproveche esta situación extraordinaria por el COVID-19 para promover «o consumo nos mercados de proximidade como medida de apoio ás economías locais e por ser máis seguros, dende o punto de vista sanitario, que o comercio en recintos pechados nos que se poden producir aglomeracións humanas e nos que non existe control sobre as persoas que manteñen contacto cos produtos dos andeis».

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

El sector agrícola: reglas definitivas para vender sus productos y cuidar las fincas